Pese a perder, buena imagen del primer equipo de basket en su visita al Piélagos

DV ORDIZIA.

La cuarta jornada liguera le llevaba al primer equipo de baloncesto, el Ordizia Basoa Banaketak hasta tierras cántabras para medirse al Pas Piélagos. El equipo anfitrión presentaba un buen comienzo de liga, con dos victoria en los tres primeros compromisos disputados, y una derrota, en concreto ante el líder Zornotza; 72-104, mientras que los del txoko tenían sin inaugurar el casillero de éxitos.

En cualquier caso, los de Mendiluze y Sarasola afrontaban el envite con la ilusión de lograr el primer triunfo. El encuentro fue duro, jugado de poder a poder. Ambos equipos se mostraron enchufados desde los primeros instantes, con defensas individuales bien plantadas y con buenas acciones ofensivas por ambas partes.

Los cántabros, que partían con la vitola de favoritos por lo que hasta el momento indicaba la clasificación, se vieron sorprendidos por la rapidez del juego urdiña, y por la buena disposición que de sus efectivos habían planteado los entrenadores ordiziarras. Al final del primer cuarto el marcador indicaba un inquietante empate a 21.

En la reanudación, los locales fueron superiores a los urdiñas. Aprovechando los pequeños resquicios que dejaban los ordiziarras, apoyados en un gran acierto en tiros exteriores, abrieron una brecha de 10 puntos, como indicaba el marcador al descanso; 44-34.

No estuvieron acertados los del txoko, ya que los locales tapaban bien los intentos de entrada de los nuestros, y la defensa se vio superada por los buenos momentos de juego que estaba realizando el Pas Piélagos.

Había que cortar el juego local, para tener opciones de victoria en el último cuarto, de modo que el comienzo del tercero podía resultar definitivo para el devenir del encuentro. Conscientes de esta circunstancia, los ordiziarras, bien dirigidos desde la banda por Mendiluze y Sarasola, desplegaron todo su saber hacer, realizando una excelente defensa individual, con constantes ayudas en el perímetro, disposición que obligó a los cántabros a recurrir a lanzamientos en malas circunstancias, además de hacernos con dueños del rebote defensivo.

En ataque, el juego urdiña comenzaba a desbordar con mayor facilidad la defensa cántabra, objetivo que no se había cumplido durante el periodo anterior, las cosas volvían a su ser y nos habíamos metido en el partido otra vez. Final del tercer cuarto Pas Piélagos 58-Ordizia 60.

Buenas sensaciones son las que deja el equipo, aun no habiendo obtenido la victoria hasta este momento la lectura es que puede caer del lado urdiña en cualquier momento.

El segundo equipo afrontó en su visita al Easo un encuentro muy disputado hasta el descanso, partido en el que ninguno de los dos conjuntos fue capaz de imponer su estilo de juego.

Las dos escuadras habían obtenido la recompensa de la victoria en la primera jornada, por lo que estaban en lo más alto de la clasificación. Al descanso, los donostiarras ganaban de dos puntos 34 a 32. La reanudación del compromiso fue de color urdiña, los del txoko protagonizaron un excelente tercer cuarto pleno de concentración, tanda en la que fueron capaces de marcar el tiempo de juego, consiguiendo un parcial de 11 a 21.

La última tanda de 10 minutos fue el momento de mantener la cabeza fría y de tomar decisiones adecuadas, para tratar de detener las arremetidas de los locales en pos de la victoria. Objetivo que cumplieron los de Mike haciéndose también con en este último cuarto y por añadidura con la victoria. Resultado final Easo 55-Ordizia 71.

Fotos

Vídeos