Ordizia en la Gipuzkoa bajomedieval

ORDIZIA.

Hoy viernes, a las 19.00 en el salón de actos del palacio Barrena, dentro del programa conmemorativo del 750 aniversario de la villa, la ordiziarra, Susana Truchuelo, profesora titular de Historia Moderna en la Universidad de Cantabria, en la que es Directora del Departamento de Historia Moderna y Contemporánea, ofrecerá en colaboración con la Asociación de Historiadores de Gipuzkoa 'Miguel de Aranburu' la charla que ha titulado 'Ordizia en la Gipuzkoa bajomedieval'.

Expone la historiadora que Villafranca apareció en el mapa de Gipuzkoa como nueva villa en 1268 tras la concesión de Alfonso X del privilegio rodado que la convertía en una villa real en el entorno del Goierri. A lo largo de su charla presentará el proceso de consolidación del poder de Villafranca durante la Baja Edad Media y las primeras décadas de la Edad Moderna.

Situada en la zona estratégica fronteriza con el reino de Navarra y en la próspera ruta comercial que unía Vitoria con la costa, a través del Oria, la fundación de Villafranca supuso el nacimiento de una nueva historia para sus habitantes. La villa se convirtió en una urbe importante en su entorno, que atraía gentes, mercancías y dinero, deseosos de beneficiarse de las ventajas propias de ese núcleo urbano. Este crecimiento y consolidación de Villafranca conllevó una fuerte competencia con otros poderosos locales de la época: los Parientes Mayores.

A partir de 1399 se produjo otro de los hechos importantes en la historia de Villafranca: los habitantes de Ataun, Zaldibia, Gaintza, Altzaga, Arama, Legorreta, Itsasondo y Beasain, en un intento por evitar la influencia señorial de importantes linajes rurales (como los Yarza, los Amézqueta, los Lazcano o los Arriarán), suscribieron un contrato de sumisión o avecindamiento colectivo con Villafranca. Se trataba de las aldeas o colaciones localizadas en el valle del Oria, entre Segura y Tolosa, que quedaban fuera de la jurisdicción o autoridad del rey (ejercida desde las villas, como Villafranca) y que estaban bajo el dominio más directo de los señores de la tierra. En la charla se explica la relevancia de este contrato, sus condiciones y cláusulas y se valoran las consecuencias que tuvo no solo en el poder e influencia de Villafranca en el Goierri y las aldeas rurales de su entorno, sino su importancia relativa en el propio contexto de la Hermandad de Gipuzkoa que se estaba consolidando en este mismo período.

Esta historia de Villafranca 'y sus aldeas' estuvo presidida por muchos momentos de calma y buenas relaciones pero a su vez de periodos de tensión, jalonados por disputas cada vez más intensas y recurrentes desde finales del siglo XV y durante el siglo XVI.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos