Llega la campaña 'Euskararen kriseilua'

Representantes municipales y de los centros escolares presentan la campaña. / MARIN

Dirigida a las familias con hijos de entre 4 y 8 años que quieran dar un paso adelante en el uso del euskera

DV ORDIZIA.

Promovida por el Ayuntamiento, en colaboración con los centros escolares, Urdaneta y Jakintza, el Consistorio pone en marcha la campaña 'Euskararen kriseilua' (el Candil del euskera), con el objetivo de incentivar, en el ámbito familiar, el hecho de asumir un compromiso y dar un paso adelante en su utilización.

Campaña pionera en Gipuzkoa que busca el compromiso de las familias, que voluntariamente quieran sumarse a la iniciativa, desde las que no lo utilizan o apenas lo hacen hasta aquellas que, todavía podrían ir un poco más allá. Cada familia participante se marca su propio reto. Ambito familiar en el que, la campaña considera, deben pesar menos, cualquiera de esas circunstancias; inseguridad, rubor, etc, que a menudo, en la calle o en un ambiente social, etc, pueden pesar lo suficiente como para no utilizarlo.

Joseba Aranburu, concejal de Cultura y Educación, acompañado por representantes de los centros escolares Urdaneta y Jakintza, y de 'Euskaltzaleen Topaguneak' entidad promotora de este programa, ofreció ayer los pormenores de esta iniciativa.

El emblema que acompaña a esta propuesta es el candil, como símbolo secular de la transmisión de la sabiduría, de generación en generación, de la transmisión cultural, y como no de su más importante legado; el habla, el idioma, la lengua.

El proyecto 'Euskararen kriseilua, el candil del euskara', representa al euskara como un pequeña llama, luminosa y multicolor. Proyecto que considera, el domicilio; la casa, como un espacio indispensable para la transmisión y la socialización del idioma.

Transmisión que entiende, se hace de forma cercana, en la calle, en la escuela, y por supuesto en casa. Se sepa o no hablar euskara, «todos compartimos la responsabilidad de transmitir el idioma a las próximas generaciones», expuso Joseba Aranburu.

La iniciativa va dirigida, en concreto, a las familias que tengan niños y niñas de entre 4 a 8 años, que son las receptoras del proyecto, a las que plantea dos propuestas. Por una lado, les invita a que mantengan viva la llama del euskara, cuidando el candil y utilizando en la medida de lo posible el idioma.

Por otro lado, les anima a que compartan en familia una reflexión sobre cómo mejorar los hábitos respecto al euskara, utilizando para ello un cuestionario que encontrarán en la página web, www.kriseilua.eus, y a partir de ahí planteará a cada familia los retos de mejora adecuados a su perfil en función del uso que hacen del euskera.

Para participar en 'Euskararen kriseilua', se debe rellenar el formulario que aparece en la página web www.ordizia-euskaraz.eus o entregar en el centro escolar la ficha de inscripción que recibirán, con todos los datos, eso sí, antes del próximo 23 de octubre. Completado el cuestionario cada familia tendrá ante sí una decena de retos, en ese compromiso, y elegirá aquel que asume.

El candil recorrerá por turno, entre octubre y diciembre, las casas de Ordizia. Cada familia lo cuidará durante, aproximadamente una semana, y pasará el relevo después, a otra familia.

Como broche final, en diciembre todas la familias participantes en el programa, celebrarán una fiesta en el Herri Antzokia.

Fotos

Vídeos