Liza por la mejor morcilla de Gipuzkoa

El jurado utilizará la correspondiente tabla de cata para puntuar cada morcilla. / MARIN
El jurado utilizará la correspondiente tabla de cata para puntuar cada morcilla. / MARIN

El Gremio de Carniceros y Charcuteros celebra hoy en la localidad la decimonovena edición de este certamen

DV ORDIZIA.

Aunque todavía estamos en otoño, al menos por lo que al calendario se refiere, las condiciones meteorológicas hace tiempo que nos situaron en el invierno, al que volvemos hoy, además parece que con ganas, pronóstico que para las siguientes vaticina un panorama crudo donde los haya, al menos así lo pintan los que de esto entienden.

Contexto invernal que favorece y anima la venta del producto que nos ocupa; la morcilla de verdura, manjar gastronómico que aunque no se elabora fuera de los meses de otoño e invierno, concretamente en los meses que tienen 'r' las modernas técnicas de conservación hacen que, quien así lo desee, pueda encontrarlo, también, en verano.

Días de fuego, bajo, tamboril, etc, que desde hace dos décadas resultan propicios para ensalzar el producto que nos ocupa; la morcilla de verdura, tarea de la que se encarga el Gremio de Carniceros y Charcuteros de Gipuzkoa, la asociación del sector con mayor número de afiliados en el Territorio Histórico, que hoy, vuelve a Ordizia para celebrar, coincidiendo con la jornada ferial, a las 10.30 horas en los soportales del Ayuntamiento, el 'XIX Concurso de Morcilla de Gipuzkoa'.

Se entiende por 'Morcilla de Gipuzkoa' aquella que, exclusivamente, tiene por ingredientes: cebolla, puerro, sangre, manteca de cerdo, y especies en su caso, todos ellos embutidos en intestino natural. A partir de ahí, pueden participar todos los carniceros, charcuteros y elaboradores, minoristas, dados de alta, como tales, en la correspondiente licencia fiscal, no sólo en Gipuzkoa, sino en cualquier localidad de Euskadi, incluso de fuera, eso sí, siempre y cuando su producto responda, fiel y escrupulosamente a los ingredientes y características antes mencionados.

El jurado utilizará la correspondiente tabla de cata en la que valorará y puntuará, ya cocida la morcilla, cuestiones como; presencia, corte, picado, mezcla, gusto.

Labor a la que han sido invitados a participar: José Juan Castillo y Ramón Roteta (promotores de la Nueva Cocina Vasca), Iker Markinez (Kuko Jatetxea, Ormaiztegi), Juan Manuel Garmendia (asador Kattalin, Beasain), Joxean Eizmendi (Ilarra Jatetxea, Donostia), Imanol Gaztañaga (restaurante Zubibi, Ordizia), Eneko Azurmendi (Lazkaoetxe, Zaldibia), Ane Otegi (ostatu de Arama); los excarniceros; José Antonio Mujika y Juan Garmendia (Ordizia), más Luis Mocoroa (Presidente de la Cofradía Vasca de Gastronomía. Repartidos en tres grupos, catan las que les han correspondido por sorteo, pasando a la final las dos que mejor puntuación hayan cosechado, 6 embutidos nominados como finalistas, morcillas, que en este caso prueban todos los miembros del jurado, que tras esta última cata establece la clasificación definitiva.

La organización establece cinco premios honoríficos, sin consignación económica. Primer premio; txapela, trofeo y diploma de ganador. Segundo y tercero; trofeo y diploma. Y cuarto y quinto, diploma.

Mientras todo esto ocurre, la baserritarra Juanita Murgiondo (Mutiloa) volverá a ofrecer, en la Plaza una demostración del proceso de elaboración de la morcilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos