El juvenil de la liga vasca obtiene un empate en Erandio que sabe a poco

DV ORDIZIA.

El juvenil de la liga vasca debutaba el sábado en Erandio en la nueva categoría, estreno que siempre genera cierta inquietud y la duda de si vas a ser capaz de afrontar, como un mínimo de garantía el reto. Pues bien, sólo la mala suerte quiso que los de Javi y Joselu no regresaran de tierras vizcainas con un triunfo. Al descanso se llegó con el 0-0 inicial, en la continuación los ordiziarras marcaban el 0-1, obra de Martín, el máximo goleador urdiña la temporada pasada. Y ya al final del encuentro, en una jugada de fortuna el Astrabuduako cosechaba el que sería el gol del empate. Tablas que para los del Goierri saben a poco.

Jugaron Pérez, Dorronsoro (Linares), García, Zunzunegi, Iker Armendariz, Etxeberria, Etxebarrieta (Ugartemendia), Lekuona, Sanz (Tosi), Martín (Iraola), y Martínez (Aitor Armendariz).

La jornada asistió a encuentros muy igualados, tónica general de la que se salieron el 3-0 del Deusto-Romo y el 1-4 del Olarizu-Sanse.

El primer equipo se quedó sin su tercer y último encuentro amistoso ya que el viernes por la tarde el Tolosa le comunicaba que le resultaba imposible presentarse el sábado en Altamira por falta de efectivos. Mañana sabatina que los de Oscar Peregrina aprovecharon para llevar a cabo un entrenamiento.

El regional preferente sí celebró el partido apalabrado con el conjunto papelero que tuvo lugar en Usabal. Los de Imanol Rubio no perdieron el tiempo y se imponían en el duelo de filiales, 1-3. Abrió la cuenta Regil en el m.25, que diez minutos más tarde, amplió Hidalgo. Tras el descanso, Goitia ponía el 0-3y casi al final, los anfitriones estrenaban su casillero, 1-3, definitivo. El Ordizia tuvo ocasiones para haber zanjado la ocasión con una renta más amplia.

El primera juvenil no tuvo suerte en el partido de preparación que afrontó en el anexo contra el Zarautz. Los de Larra y Txuku lucharon sin descanso pero los playeros fueron superiores, sobre todo en la segunda parte. Al descanso se llegó con 0-1, renta que en la segunda mitad los de la costa ampliaron hasta el 0-3.

Y si de fortuna se trata, tampoco tuvo suerte en su visita al Beasain, el infantil de honor ya que perdió 3-0, con un gol en propia puerta y otro de penalti. La escuadra vagonera se mostró mucho más incisiva y rodada.

Fotos

Vídeos