El ictus, qué es y cómo evitarlo

Maite Martínez Zabaleta, en el centro, es jefa de la sección de neurología en el Hospital de Donostia. /
Maite Martínez Zabaleta, en el centro, es jefa de la sección de neurología en el Hospital de Donostia.

La neuróloga ordiziarra Maite Martínez aborda la cuestión el lunes en el centro social Zuhaizti

DV ORDIZIA.

Si el ordiziarra Juan Carlos Garmendia, de la saga de los 'Mendigar' doctor en Medicina, especialidad de urología y cirujano, abrió la agenda de actividades de los actos organizados con motivo de la celebración del 750 aniversario de la villa, la programación de la comisión que ha centrado su trabajo en el ámbito de la salud, pasa el testigo a otra ordiziarra, la doctora Maite Martínez Zabaleta, neuróloga, materia de la que es profesora en la UPV y a su vez, responsable de la Unidad de Ictus en el Hospital de Donostia.

De la patología cerebral vascular y en concreto del ictus, una enfermedad cerebrovascular, en ocasiones denominada como infarto cerebral, lamentablemente muy en boga, Maite Martínez Zabaleta tiene previsto hablar sobre la cuestión en dos ocasiones. La primera este lunes, a las 18.30 en el centro social Zuhaizti, en la que abordará el tema 'El ictus qué es y cómo evitarlo', y la segunda, el 21 de este mes de febrero, a la misma hora, pero en esta ocasión en Barrena, ocasión en la que centrará su exposición en 'Los avances en el tratamiento del ictus en Gipuzkoa'.

El ictus, explica Maite Martínez, es en España la segunda causa de muerte, la primera en mujeres, y la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto. En Euskadi, cada año se registran 5.000 nuevos casos, 120.000 en España. En los últimos 20 años ha aumentado un 25% el número de casos de ictus entre las personas de 20 a 64 años.

En los próximos 25 años su incidencia se estima que se incrementará un 27%. El último registro del Instituto Nacional de Estadística muestra un repunte de esta patología, pasando de una tasa bruta de mortalidad por cada 100.000 habitantes de 249,2 en 2014 al 267,7 en 2015.

Ante este poco halagüeño panorama, la doctora reseña que la labor para la prevención del riesgo cardiovascular que se está desarrollando en Euskadi, desde hace más de diez años está arrojando buenos resultados. Tanto es así que si en 2004 fueron 784 las personas fallecidas por infarto de miocardio, diez años después esta cifra bajó hasta 531, lo que supone un descenso del 32,3%.

No obstante, los expertos alertan de que no se ha de bajar la guardia ya que «los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y por el Instituto Vasco de Estadística muestran que, entre 2014 y 2015 (últimos registros disponibles), las muertes en Euskadi por causa de las enfermedades del sistema circulatorio han aumentado». En términos absolutos, se ha pasado de 5.388 defunciones a 5.788 en tan sólo un año, lo que arroja un incremento del 7,42% en términos absolutos (Eustat) y en tasas brutas de mortalidad por 100.000 habitantes.

Ante un problema como el que nos ocupa, los especialistas insisten en que resulta imprescindible concienciar a toda la opinión pública de la importancia del conocimiento del ictus y de los factores de riesgo, de sus signos y síntomas de alarma, y del hecho que, si se produce un ictus, la información que se trasmita a emergencias sea clara.

Una de las claves para el éxito en la atención del ictus es la rapidez con la que se detectan sus síntomas iniciales y con la se contacta con el sistema de emergencias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos