Cuatro equipos de categorías base de baloncesto consiguen el título provincial

DV ORDIZIA.

Sin duda alguna, el pasado fin de semana se puede calificar de histórico para el baloncesto ordiziarra, exitosa jornada que supone además la mejor garantía de futuro. Al campeonato de Gipuzkoa conseguido el pasado fin de semana por el infantil femenino de rendimiento hay que añadirle otros tres, títulos, logrados por el infantil femenino txiki, y los dos de los equipos alevines el de chicos y el de chicas.

El fin de semana para estos equipos de base comenzaba el viernes. El infantil femenino txiki se jugaba el acceso a la final ante el Zast Orio. Las ordiziarras como primer clasificado tenían derecho a disputar la final four en casa, ante su público, y el primer escollo iba a ser el conjunto de la costa.

Los aficionados que se acercaron a Majori, pudieron ver una escuadra bien armada, equilibrada, con consignas claras en el campo, y eso sí, un tanto nerviosa. La responsabilidad es un rival importante a estas edades y un escollo a superar.

A pesar de todo, las urdiñas jugaron un partido redondo, dominando la faceta reboteadora tanto en ataque como en defensa, controlando el ritmo de juego con maestría y llevándose el envite y la alegría de poder disputar la final en Majori con un tanteo contundente; 56-33.

El domingo la cita fue a las 12.00; el rival el Aresko, conjunto que había vencido en su semifinal al Zast Zarautz y cabe recordar que era el único equipo que en la liga regular se había impuesto a las urdiñas por un solo punto.

El encuentro se disputó de poder a poder. En una final y a un solo encuentro puede ocurrir cualquier cosa, pero las urdiñas salieron a la cancha conscientes de su potencial. Aunque las ventajas no fueron decisivas durante casi todo el encuentro, las del txoko siempre fueron por delante en el marcador, controlando muy bien el ritmo de juego. Al descanso la ventaja urdiña era de 9 puntos, 31 a 22 y a partir de ahí y hasta el final esta diferencia fue oscilando entre los 14 y los 6 puntos que consiguieron ponerse las foráneas a falta de 5 minutos para el final. Pero supieron controlar bien la situación, dando una lección de temple y de control de juego bien dirigido desde la banda. Con la bocina, 65-51.

Justo antes, a las 10 de la mañana, los alevines, chicos y chicas, compartiendo cancha, afrontaron sus respectivas finales ante sus respectivos conjuntos, homónimos del Easo. Quien estas líneas escribe tuvo verdaderos problemas para seguir los dos encuentros puesto que ambos estuvieron bien jugados y fueron muy interesantes.

Los chicos comenzaron bien, centrados en el juego, con una buena defensa y controlando bien las opciones de ataque, demostrando a lo largo del compromiso todo lo que han evolucionado esta temporada. Demostrando facetas técnicas y nociones de juego en equipo más que interesantes a tan temprana edad. El marcador estuvo apretado durante los dos primeros sextos pero, a partir de aquí los urdiñas se hicieron dueños de la situación, obteniendo una cómoda ventaja, y jugando con descaro y extrema soltura se hicieron con una justa y más que merecida victoria; 73-55.

Las chicas tuvieron que lidiar más para llevarse un encuentro que estuvo más equilibrado durante buena parte del mismo. La primera mitad del envite fue duro, ninguno de los dos conjuntos se imponía con claridad al rival, si bien es cierto que las del txoko fueron por delante en el marcador, la ventaja al descanso era de 10 puntos, 23 a 13.

Las urdiñas estaban jugando bien, realizando rápidas transiciones defensa ataque con un buen control del balón, que no es nada fácil, para ir abriendo brecha en el marcador. El juego en estático fue también brillante, con buenas opciones de tiro y buscando las mejores posiciones posibles para conseguir los dos ansiados puntos. Al final; 62-44.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos