Cita para la afición al cuadrilátero

Imagen de uno de los combates celebrados en las navidades del año pasado en el Beti Alai.
/
Imagen de uno de los combates celebrados en las navidades del año pasado en el Beti Alai.

Ordizia Punch Boxing Elkartea ofrecerá una exhibición a las 18.00 en el frontón Beti Alai

ORDIZIA.

El Boxing, como sociedad, enfila ya su 70 aniversario, y aunque evidentemente no son aquellos días de leyenda en torno al ring, esa pervivencia y longevidad siempre dejan un poso. La historia del boxeo en la localidad ha quedado bastante bien recogida, y por supuesto los nombres de aquellos ordiziarras que con mayor o menor suerte se labraron un palmarés en el cuadrilátero y los de los entusiastas que arroparon esta modalidad deportiva. De aquellos días queda la velada que tiene lugar, cada año, en fiestas patronales.

De la última hornada que formó parte del gimnasio que regentó el Boxing sigue en la brecha, Francisco Romero 'Kiko' quien cuando todo aquello acabó, no abandonó la práctica deportiva, y a falta de cuadrilátero, prosiguió en torno a las artes marciales, afición que ha cultivado durante mucho tiempo y que hace 5 años, le traía a Majori, como monitor de Wushu. Clases de esta modalidad deportiva que comparte un tronco común con el boxeo, que con el paso de los días fue generando interés por el arte o habilidad entre las 16 cuerdas; el boxeo clásico, y como en tantas otras ocasiones, surgía la histórica diatriba; a que sí, a que no, y ya estaba montada. Arranque y primeros pasos que, a finales del pasado ejercicio cuajaban en la creación de la asociación Ordizia Punch Boxing Elkartea.

Ya el año pasado, en fiestas patronales, aprovechando que estaba dispuesta la infraestructura para la velada, le sacaban rendimiento al cuadrilátero. Y en navidades, concretamente el 23 de diciembre, organizaban, en el Beti Alai, su propia velada o demostración, con todo lo que ello supone de esfuerzo organizativo. Velada de la que quede para la hemeroteca, subieron al ring los ordiziarras Alfonso Lodosa, Asier Alvarado, Ander Brizio, Natale Sánchez que midió su habilidad ante Miren Otermin (Zaldibia), Alberto Etxebarrieta, que tuvo frente a frente a Iban Pajares (Zaldibia), y Anatz Azkarraga.

De nuevo, este año, de manera más organizada y publicitada, no dejaban escapar la ocasión, rentabilizaban la coyuntura y brindaban una exhibición horas antes de la velada santanera. Y de nuevo, ahora, en navidades, toca sacar a la palestra todo el trabajo llevado a cabo hasta ahora y ofrecer, en concreto, hoy, a partir de las 18.00 horas en el Beti Alai, una exhibición a la que se suman los gimnasios V&M (Gasteiz), Gerriko (Beasain) e Indarra (Tolosa).

Kiko Romero insiste en que, en la veintena de chicos y chicas que forman el club, sobre todo reina la ilusión. «Todo ello, a pesar de que las condiciones en las que entrenamos son de mínimos. Una sala compartida, cedida por el colegio Urdaneta para el que no tenemos más que palabras de agradecimiento. Por parte municipal, hasta ahora, apenas hemos tenido ayuda» expone.

«En este sentido nuestro agradecimiento a su vez a los esponsor que han creído en el proyecto, en especial a Orkli». Y como no todo es entrenar, preparación que llevan a cabo, lunes, miércoles y viernes, nada que motive más que un encuentro con otros gimnasios ante la afición. «Hemos preparado siete combates; seis de boxeo y uno de sanda femenino. Cartel en el que la cita que afronta Anatz Azkarraga adquiere cierto aire de combate estelar» dice.

«No me cabe la menor duda de que, cara a la afición, va a ser una tarde muy entretenida. Aficionados a los que les solicitamos una entrada de 8 euros, que conlleva una consumición gratis» subraya Kiko.

«Cara al 2018 nuestra intención es federarnos. Nuestro sueño, contar con un local; gimnasio, y un ring que es la esencia del boxeo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos