Las bajas impiden al primer equipo de basket cosechar la victoria ante el Ardoi

DV ORDIZIA.

El primer equipo de baloncesto, el Ordizia Basoa Banaketak no pudo conseguir la quinta victoria liguera ante el Ardoi. Los navarros se presentaban en Majori empatados a victorias con los urdiñas, por lo que era un encuentro importante para no perder el ritmo de los conjuntos clasificados en mitad de la tabla. Hay que decir, que la escuadra urdiña se presentaba mermada de efectivos.

Por un lado, sin Andoni Gaztañaga, lesionado en el partido ante el Universidad de Burgos, percance que le mantendrá alejado de las canchas un par de meses.

Por otro, por la lesión de espalda de Aitor Insausti, que habrá que ver cómo evoluciona, y por último, y aunque estuvo jugando y a un gran nivel, la lesión de rodilla que arrastra Asier de la Iglesia, desde el último partido en Burgos.

A pesar de todo este colmo de males, el partido estuvo en nuestras manos, ya que los ordiziarras que estuvieron en la cancha jugaron a un gran nivel.

El encuentro lo podríamos calificar de atípico, tras lo visto en la cancha. Los ordiziarras salieron centrados al parqué, y mantuvieron el tono de juego durante los primeros seis minutos, en los que el marcador indicaba un empate a 11 puntos. A partir de ahí los navarros empezaron a abrir brecha en el marcador. La lucha bajo los tableros fue determinante. Nuestros jugadores se fajaban, cerraban el rebote, pero salían golpeados, empujados por los lances del partido, que sin embargo no eran punibles desde el punto de vista arbitral, y que condicionaba el juego urdiña.

Los del Viejo Reino aprovecharon la situación para hacer valer su poderío físico y su amplio banquillo en este aspecto. Así, al final del primer cuarto la diferencia era de 9 puntos para el conjunto visitante, 18-27, que sin llegar a ser decisiva obligaba a tomar decisiones desde el banquillo.

A pesar de ir por detrás, hay que indicar que desde la grada no se sentía peligrar el partido, por que el juego visitante no marcaba la diferencia, al menos, como para llevar ese premio.

En el segundo cuarto las cosas volvieron a su cauce normal. Los urdiñas, aunque fueron por debajo en todo este periodo, acortaron diferencias, quizás algo más espesos que en otras ocasiones en ataque, pero mandando en la cancha, y conteniendo el juego interior de los foráneos. Al descanso los ordiziarras llevaban una desventaja de un solo punto, 34-35. Se había encauzado el encuentro.

La tercera tanda de diez minutos, discurrió por los mismos derroteros. Los navarros no perdían su hegemonía en el luminoso, y con diferencias de entre cinco y tres puntos seguían dominando el encuentro.

Los urdiñas estaban jugando a rachas. Las decisiones de los jueces en algunas cuestiones bajo los aros fueron casi siempre de color foráneo, lo que condicionaba esta faceta. La disparidad de criterios hizo mella en los nuestros y aunque no se salieron del partido se intuía una cierta desconcentración. Sin embargo, al final de este periodo los urdiñas se colocaban a tres puntos de su rival, 56-59.

En el último cuarto, los del txoko salieron a por el partido. Antes de cumplirse el minuto de juego ya estaban por delante. Buenas sensaciones en este comienzo de cuarto. Continuaron aumentando la ventaja hasta obtenerla en los minutos 4 y 7 de juego. No obstante, llegados a estos momentos siempre había alguna acción que cortaba el juego urdiña, máxime si se daba bajo los tableros con sendos castigos para los locales. A pesar de ello los de Mendiluze y Sarasola tuvieron el encuentro en sus manos, pero la precipitación, por una parte, y la presión a la que estaban sometidos en la cancha en cada acción, tanto defensiva como ofensiva, que ejecutaban, por otro, terminó por inclinar la balanza del lado visitante por 75- 81.

Éxito del segundo equipo

El segundo equipo, cabe recordar que ya clasificado para la fase de ascenso, cuando restan tres encuentros para el final de la liga regular, viajaba hasta Donostia para medir su habilidad en la cancha ante el Alde Zaharra. Los de Mike protagonizaron un gran encuentro, muy centrados en defensa, jugando con gran intensidad, además de atacar con gran fluidez las diferentes defensas que planteó el entrenador del conjunto local y de estar acertados en los lanzamientos de media y larga distancia. En definitiva, un encuentro redondo para traerse una más que interesante victoria. Alde Zaharra 45-Ordizia 90.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos