Apretada agenda en el Artzain Eguna

El sector tradicional volverá a mostrar a los ejemplares más destacados del rebaño.  /  MARIN
El sector tradicional volverá a mostrar a los ejemplares más destacados del rebaño. / MARIN

El programa festivo de mañana echará a andar a las 9.00 con la exposición de carneros y ovejas

ORDIZIA.

Como manda la costumbre, el programa del Artzain Eguna, primera feria extraordinaria del año, se presenta madrugador. Día de exaltación del pastor, el sector tradicional, y de bienvenida oficial a esa joya gastronómica que representa el queso de oveja, de Euskal Herria, el Idiazabal, iniciativa que asiste a su vigesimocuarta edición. Un día muy especial, que el Ayuntamiento ha vuelto a organizar en estrecha colaboración con la asociación guipuzcoana de oveja latxa ELE y Lurgintza, la Denominación de Origen Idiazabal y la Cofradía del Queso Idiazabal de Ordizia.

El Artzain Eguna de mañana mantiene el esquema tradicional y un mismo objetivo, convertirse, valga insistir, en el escaparate de la inquietud y pujanza del sector tradicional. La jornada comenzará a primera hora de la mañana con el tradicional mercado semanal, y la apertura de los expositores de venta de queso y productos del Goierri y de artesanos de Gipuzkoa.

Este año, el concurso y la venta de carneros de raza latxa reunirá en la plaza Garagarza (a las 9.00 horas) a más de 200 cabezas, pertenecientes a 50 pastores. Convirtiéndose en uno de los principales escaparates del país a este respecto, y en único referente en calidad y cantidad en Euskal Herria.

Se expondrán ejemplares de las dos variedades de oveja latxa, cara rubia y cara negra. En los lotes de latxa cara rubia participarán pastores tanto de Aralar, como de Hernio, Izarraitz, Gabiria, Azpeitia o Donostialdea. En los lotes de latxa cara negra, a su vez, los pastores de Urbia, Elgoibar, Legazpi, Ordizia, Zerain, Oñati, etcétera.

Dos de las propuestas más populares y llamativas se centran en la elaboración de queso, acto en el que participan pastores y que está dirigida principalmente a los más pequeños, y el esquileo de ovejas manual y mecánico, a los que se une, de nuevo, una degustación de 'mamia' (cuajada).

A las 11.00 de la mañana cuatro rebaños, que reúnen a cerca de 2.000 ovejas, atravesarán el casco histórico. Rememorando, de esta manera, esa antiquísimo desplazamiento del valle a la montaña y viceversa, clave en la economía del rebaño, es decir, en su alimentación, que los nuevos tiempos complican, a la hora de hacerlo andando, teniendo que hacerlo, a menudo, en camión, por tramos de carretera.

Y aunque la mayoría de los pastores, trasladan el rebaño en camiones hasta la falda de Aralar o Aizkorri, no faltan quienes se mantienen fieles a la vieja usanza, por supuesto, completando el viaje a horas muy calculadas o intempestivas. Vuelta a los pastos comunales de montaña, que los pastores podrán hacerlo a partir del primero de mayo.

Este año el director de cine y guionista, Joxe Mari Goenaga, será el encargado de cortar el joven queso Idiazabal, bienvenida prevista para las 11.15 horas, en el salón de plenos de la Casa Consistorial. A lo largo de este mismo acto, se celebrará un merecido reconocimiento al chef santanderino Zacarías Puente, y la Denominación de Origen Idiazabal llevará a cabo la entrega de premios, a la regularidad en la calidad, correspondientes a la pasada campaña,

Como ya es tradición, a lo largo de la mañana, Carlos Ibarrondo preparará, en la plaza Garagartza, 40 corderos lechales de Eusko lábel asados al burruntzi para su posterior degustación, a partir de las 11.30 horas, en sugerentes raciones entre quienes asistan a la feria. El dinero recaudado con la venta de los pinchos de cordero será destinado, un año más, a la asociación guipuzcoana de padres y madres de niños afectados por cáncer, Aspanogi.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos