Aportaciones para rehabilitar la ermita

Interior de la ermita de San Bartolomé, el pasado jueves.
Interior de la ermita de San Bartolomé, el pasado jueves.

Los Amigos de San Bartolomé van a recurrir a las empresas, instituciones y ciudadanía para recaudar fondos

DVORDIZIA.

El pasado jueves, festividad de San Bartolomé, la ermita (basílica) de esta barriada volvió a abrir sus puertas, el único día del año que lo hace, precisamente en la festividad del santo patrón.

Bonita mañana, calor igual en el interior del tempo, y el centenar de asientos del recinto religioso, 10 minutos antes de las 9 de la mañana, hora de comienzo de la eucaristía, ocupados ya por la feligresía. Quienes apuraron su presencia en el lugar tuvieron que seguir la ceremonia de pie, y un buen grupo desde fuera.

Último año en el que los que más cerca sienten como propia la ermita -la mayoría del barrio-, se ponían manos a la obra, porque el paso del tiempo estaba dejando su huella en el edificio cada día mas deteriorado. Tocaba sumar esfuerzos en un intento por rehabilitar el inmueble, hasta donde se pudiera llegar. Dicho y hecho, primeros días de contacto y reunión en torno a una mesa, momento a partir del cual perfilar una agenda de trabajo. De entre las primeras decisiones, comunicar a la parroquia el objetivo propuesto, en busca de su conformidad. Entre tanto el grupo recogía nuevas incorporaciones.

Y con todos los parabienes, la decisión no era otra que abordar las tareas de adecentamiento más urgentes y llegar con los deberes hechos para el 24 de agosto. Y como hay ilusión e interés lo conseguían. Y en carrera contra reloj, los Amigos de la ermita-San Bartoloren lagunak saneaban el interior del pequeño santuario castigado por las goteras, paredes y techos que posteriormente pintaban, reponían las cristaleras, dejaban reluciente la puerta, etc. Un empeño, y un antes y un después, que no debe resultar menor porque el párroco de la localidad, Jon Etxezarreta, que ofició la ceremonia, se refirió a este grupo de voluntarios, a los que agradeció su propósito y dedicación, como 'egiazko ordiziarrak'.

Sin duda una ceremonia y un recinto especial, que en esa mixtura entre lo celestial y lo terrenal, asistió y cantó, apunte de la letra en mano, el himno que en honor a San Bartolomé ha compuesto el maestro Bernardo Alberro, presente en el lugar, acordeón en ristre. A los bersos que cantó, el bertsolari, ordiziarra de adopción, Xabier Zeberio, y justo antes de que sacerdote despidiera a la feligresía con el tradicional 'podéis ir en paz' el terremoto de Antxon Imaz entonaba con su armónica el 'Ordiziarrak gera'.

A la salida, ardogoxo y bizcocho, por parte de los Amigos de la ermita-San Bartoloren lagunak que aprovecharon el momento para repartir una pequeña hoja informativa. Agrupación de personas voluntarias, registrada como tal a todos los efectos, que agradecía a la Parroquia la confianza depositada en ellos así como la aportación económica y el sufragio de los costes de los arreglos acometidos.

Colaboración de la Parroquia que, son conscientes, ha llegado hasta aquí porque tiene otras necesidades más apremiantes (Cáritas, etc.). En este sentido entienden que en adelante resulta obligado reclamar ayuda al Ayuntamiento, a las empresas, instituciones y cómo no, a las personas que quieran colaborar.

De la misma manera, redoblaban su compromiso y decisión de seguir trabajando a favor de esta iniciativa, que no tienen la menor duda ha suscitado ilusión en los vecinos del barrio y del municipio.

A partir de ahora, reseñan, «urgente la renovación del tejado, muy deteriorado por que sí no el trabajo realizado hasta ahora va a servir de poco. Al que seguiría, el saneamiento y raseado de las paredes exteriores».

En función de la disposición presupuestaria, en la agenda anotan afrontar la correspondiente excavación arqueológica de la zona, al objeto de tratar de encontrar restos de la antigua y primitiva iglesia de San Bartolomé, vestigios que los componentes de la asociación Gure iragana kultur elkartea comprometidos también en este empeño, se muestran convencidos, guarda el subsuelo del lugar.

Otra de las ideas propuestas se centra en estudiar posibles usos del entorno de San Bartolo para recuperar su valor histórico, y hacer de este enclave un lugar digno y agradable a la hora de poder celebrar en él actos religiosos, civiles, culturales y sociales de todo tipo.

Como evidentemente tarea no falta, todas aquellas personas que quieran sumarse a este empeño están invitadas ya que el grupo es abierto. Los Amigos de la ermita-San Bartoloren lagunak se reúnen todos los primeros jueves de mes, a las 20.00 en la sociedad Aldapa-Berri (P21). El correo electrónico es sanbartololagunak@gmail.com. Y para quien quiera colaborar económicamente, han abierto una cuenta en Fiare Banca Etica cuyo número es ES02 1550 0001 2800 0518 0427.

Temas

Ordizia

Fotos

Vídeos