50 años dedicados a la creación

Bernardo Alberro, en el centro, en la sede de la SGAE. A la derecha el presidente, J.M. Fernández Sastrón.

La Sociedad General de Autores y Editores homenajea a Bernardo Alberro en sus bodas de oro como asociado

DV ORDIZIA.

El maestro Bernardo Alberro (Astigarraga, 17 de abril de 1927) no necesita, al menos en Ordizia, mayor presentación. Popular de populares, la música sigue siendo su pasión en la vida, apartado en el que acredita años de actuaciones con su inseparable acordeón, no en vano siempre ha contado como anécdota, que en años más mozos, durante 35 anualidades, recorrió todos los pueblos de Gipuzkoa; actuando en fiestas, bodas, o lo que correspondiese, todos, menos uno, como él mismo apunta, Orexa.

Músico en gran medida autodidacta e incansable. Su producción musical le convierte en autor de más de 70 obras de todo género; valses, rapsodias, tangos, kalejiras, habaneras, tamborradas, villancicos, etcétera, de las que ha registrado más de 50. No sólo cantidad, sino calidad, ya que el 'copyrigth', o derechos de autor, que con celo supervisa la Sociedad General de Autores, le permite saber, puntualmente, dónde han sonado sus composiciones. Humilde liquidación pero en cualquier caso ilustrativa de su faceta más internacional.

Es autor de obras como, 'Gure Axaria', dedicada a la sociedad Azari, 'Itxaropena Elkartearen kalejira' (convertida en banda sonora de una producción cinematográfica argentina), 'Asto Kale', 'Cofradía del Queso Idiazabal', loas al txakoli: 'Txakolinari' y a la sidra: 'Gure sagardoa' y a su tema de inspiración más fecundo: Euskal Herria, alusión y referencia a la madre patria, que recoge en: 'Etorri zaitez Euskal Herrira', 'Nere lurrari', 'Euskadi zure umea nahiz', o 'Bildu gaitezen', siguiendo por villancicos, etc, sin olvidar la que Ordizia asume, por voluntad propia, como seña de identidad 'Ordiziarrak gera'.

A propósito del oficioso himno ordiziarra, Bernardo Alberro ha contado en más de una ocasión que un 25 de julio de hace ya unos años, por la mañana, coincidiendo con la carrera, se le acercó un directivo del Portland San Antonio interesado en su afamada composición, que querían como himno, y a la que, lógicamente, pretendían cambiar la letra.

El maestro se negó pero el club navarro contaba al poco, con himno, compuesto exprofeso para la ocasión. Apartado musical y llamada a la arenga en el que no falta el que tiene dedicado a la la Real Sociedad, 'Reala aurrera'.

Cuenta con varias grabaciones, la última, llevada a cabo en el 2008, en formato CD que incluye 15 canciones. Acuñación que comienza con 'Makil txuriari', ese pequeño homenaje al bastón blanco que emplean los trabajadores ciegos de la ONCE, empresa en la que trabajó toda su vida.

La lista de homenajes recibido resulta interminable, y en ella, amplia la de ayuntamientos que han reconocido su trabajo; Donostia, su natal Astigarraga, Zalduondo, Pasai San Pedro, Oñati, un largo etcétera y, cómo no, su Ordizia de adopción.

Y hablando de homenajes, hace muy pocos días, Bernardo Alberro recibía una carta que le remitía el presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), José Miguel Fernández Sastrón, en la que le exponía que «ha pasado más de un siglo; 118 años, desde la fundación de la SGAE «y no olvidamos que, casi la mitad de ese recorrido; 50 años, lo has protagonizado tú. Lo celebramos rindiéndote el homenaje que mereces, como autor y prestigioso socio de la SGAE».

La misiva continuaba reseñando el día de la cita, en la propia sede de la SGAE en Madrid, donde, añadía el presiente, «me corresponderá el honor de entregarte la llave simbólica de la 'Casa de los Autores', en reconocimiento a tu trayectoria como creador y artífice de la cultura de nuestro tiempo».

Apunta el maestro que se llevó una sorpresa al leer el contenido del escrito ya que no se acordaba que se cumplían 50 años de su ingreso en la Sociedad de Autores. «Sí me acuerdo, añadía, que cuando lo solicité me pidieron que les remitiera siete de mis obras para ver si superaban el baremo de calidad establecido. Respuesta de la SGAE, 700 puntos; 100%», rememora.

Carretera y manta, y a Madrid «Fue un acto muy ameno. Eramos doce los homenajeados pero nos presentamos 8. Yo el único de Euskadi. Nos entregaron la llave, a la que le acompaña el texto 'La SGAE en reconocimiento a sus 50 años dedicados a la creación'. Hubo un concierto de piano y un lunch en el que el presidente brindó por muchos años más de creatividad. Yo por mi parte tengo en mente grabar un disco con 10 canciones nuevas», concluye.

Temas

Ordizia

Fotos

Vídeos