Hace 100 años, la Corporación anduvo a vueltas con el presupuesto

La calle Urdaneta vista desde la Puerta del Sol en una imagen sin datar de principios del siglo XX.

La revista anual Santa Ana, que se publicó con las fiestas patronales, incluye en el número de este 2017, la ya tradicional revisión del municipio 100 años atras

DV ORDIZIA.

La revista anual San Ana, cuya publicación coincide con el inicio de las fiestas patronales y por lo tanto su salida a la calle reclama esperar a jornadas de solaz y calma para poder disfrutar de una sosegada lectura, incluye en el número de este 2017 la ya tradicional revisión de la vida del municipio 100 años antes, que ejercicio tras ejercicio, a lo largo de estos últimos años ha venido llevando a cabo Iñaki Hidalgo.

En esa visión retrospectiva, 100 años atrás, Hidalgo constata que, en aquel 1917 los efectos de la I Guerra Mundial se hacen presentes en la vida de los ordiziarras y la escasez y la carestía de los artículos de primera necesidad suponen una de las consecuencias más claras. Prueba de ello son las peticiones de auxilios de ayudas, los menores ingresos por recaudación en el mercado... Quizás debido a ello y a la situación de interinidad política municipal que se va a vivir no se desarrollen obras extraordinarias, aunque la necesidad de una plaza cubierta para el mercado, ya planteada en años anteriores vuelve a tratarse, de la misma manera que la renovación de la traída de aguas.

En la sesión municipal del 17 de enero se da cuenta de la reclamación de la Diputación solicitando el envío del presupuesto de 1917, que de no hacerlo enviaría un miquelete de plantón con el haber de 3 pesetas diarias que deberían satisfacerse del peculio particular del Alcalde y concejales, hasta que se remita el presupuesto.

En la sesión del 28 de abril el presidente y alcalde en funciones, Joaquín Guerezta explica la situación en la que encuentra el presupuesto ordinario aprobado por el Ayuntamiento en octubre. Señala que en dicho presupuesto no existen más que unas explicaciones y no consta la cuantía de los gastos e ingresos, ni aprobación transmitida en forma legal. Visto esto se aprueba constituir una Comisión especial para realizar el proyecto de presupuesto ordinario para 1917, formada por Arana y Echeverria. En sesión extraordinaria del 7 de mayo se da cuenta del presupuesto ordinario presentado por la Comisión y el concejal Baldomero Goenaga ante el nuevo presupuesto presenta un escrito de protesta señalando que los presupuesto fueron aprobados en su día y expuestos al público sin realizarse reclamación alguna. Por otro lado la Junta Municipal reunida en dos sesiones al efecto de los presupuestos no se ha manifestado y señala que la misma ha de aprobar o no el presupuesto dando sus razones para ello y si es negativa la Diputación estimara cómo proceder. Y sigue diciendo que se pretende sustituir el presupuesto ordinario por otro en el quinto mes en que debía estar vigentes si no se hubieran dados los hechos ya conocidos y maniobras censurables que lo imposibilitaron. Puesto a votación el escrito de Goenaga los otros concejales presentes Imaz, Urteaga, Arana, Echeverria y Guerezta votan en contra. Asimismo se aprueba el presupuesto presentado por la Comisión con los votos favorables de Imaz, Arana, Echeverria y Guerezta, la abstención de Urteaga y el rechazo de Goenaga. El presupuesto consigna un gasto de 92.661,11 pesetas y un ingreso de igual cantidad. Se decide exponer al público el presupuesto durante 15 días y pasarlo a la Junta municipal para su votación.

Presupuesto nulo

En la sesión del 30 de junio se echará marcha atrás sobre este presupuesto ya que se lee un oficio de la Diputación que declara nulo todo lo realizado con respecto al presupuesto confeccionado por el Ayuntamiento y ordena se someta a la aprobación de la Junta Municipal el formado por el ayuntamiento anterior y enviándose éste posteriormente para su aprobación. Se acuerda cumplir lo ordenado.

El tema de las cuentas municipales era un problema evidente que había provocado entre otras cosas la situación a la que había llegado el Ayuntamiento y el enjuiciamiento de varios de sus miembros. En la sesión del 8 de septiembre son presentadas las cuentas municipales de 1916, señalando el Alcalde que si no se habían presentado antes era por las dificultas de ponerlas en claro y el tiempo que el regidor Sindico había pasado estudiando las mismas y cuyo dictamen era en cierto modo desfavorable. Señala el Alcalde en funciones Guerezta, que gracias a sus gestiones se produjo el ingreso que se trataba y con respecto a otro que al parecer faltaba ignoraba en qué estado estaba, pero en todo caso cualquier hecho al respecto era anterior a la actual corporación y esto que denunciaba el regidor sindico lo podía haber solucionado o denunciado con anterioridad.

Sigue el alcalde señalando que existía una discrepancia entre los libros de Caja y Diario y que vistos los mismo se deducía que la contabilidad municipal fue mal llevada, y al parecer el problema venía del método seguido en cuanto al modo de efectuar y anotar los gastos de la Escuela de Artes y Oficios en el curso de 1915 a 1916, cuando al parecer se pagaron unas nominas sin libramientos y no figuraban ni en el Diario, ni en las cuentas municipales de 1915, pero si fueron anotadas en el libro de Caja, de ahí la diferencia de cuentas entre ambos libros. Tras estas observaciones el alcalde propone que se adopte como punto de partida para la actuación económica del municipio la cifra de 13.922,23 ptas que son la existencia en Caja al 31 de diciembre de 1916 y que según las comprobaciones realizadas son las que reflejan la realidad económica municipal.

Se nombra una Comisión

Seguidamente se nombra una Comisión formada por Urteaga, Echeverria y Arana para que a la mayor brevedad realizaran el dictamen de las cuentas que será tratado por el ayuntamiento en la sesión del 29 de septiembre y aprobado por unanimidad, eso sí sin perjuicio de las responsabilidades que pudieran derivarse de las mismas. Al final el balance de las cuentas de 1916 queda así: Cargo 84.779, 69 / Data 70.233,14. Existencias para 1917: 13.922,23 (existe una diferencia que quizás fuera debida a los problemas de las cuentas y se deja tal cual) Se pasa a la Junta municipal, previa exposición al público durante quince días.

En la sesión del 22 de septiembre se presenta el presupuesto ordinario para 1917 con unos gastos de 81.312,39 ptas. e igual cantidad de ingresos. Se acuerda exponerlo al público durante quince días, se vean las reclamaciones que pudiera haber y seguidamente pasarlo a la Junta municipal para su aprobación definitiva.

Respecto al presupuesto, dos parecen ser las necesidades más acuciantes del municipio, por un lado la realización de las obras necesarias en la Plaza Mayor para la celebración del mercado y que al parecer se explicitaban en el presupuesto y por otro lado la urgencia de dotar al pueblo de una traída de aguas suficiente para subsanar todas las deficiencias de la misma, tanto en cantidad como en calidad, y que no aparecían en las cuentas por un olvido involuntario de la Comisión.

Respecto a los ingresos y vistos los datos de recaudación quincenales de la alhóndiga, en general se recauda menos que el año 1916. Precisamente en la sesión del 20 de octubre el concejal Echeverria llama la atención sobre la disminución de los ingresos por consumos que se venía observando, que ratifica Urteaga y a lo que contesta Arana que no tiene nada de particular después de la emigración de numerosas familias que tuvo lugar a fines de agosto con motivo de la huelga de la fábrica de vagones, a lo cual se debía añadir el precio exorbitante de algunos artículos sujetos al impuesto.

También el día 11 de octubre se da cuenta de un artículo aparecido en 'El Liberal Guipuzcoano' en días anteriores y en el que tendenciosamente se censuraba claramente al Ayuntamiento por su gestión de cierre de las cuentas de 1916, ante lo cual el Presidente se creyó en el deber de realizar una rectificación en ese y otros periódicos de San Sebastián, todo ello sin perjuicio de lo que la Corporación creyera conveniente.

Farmacia de guardia

Hoy viernes, servicio de día, Odriozola, de Beasain. Turno de noche, Atorrasagasti, de Ordizia.

Fotos

Vídeos