El Ampo Ordizia prepara la visita que este sábado le corresponde girar al Alcobendas

ORDIZIA.

Fin de la primera vuelta en la máxima categoría del rugby, primera tanda que proclama al líder como campeón de invierno, condición que corresponde al VRAC Quesos Entrepinares, que no ha conocido la derrota, primera vuelta que cerraba con una claro triunfo ante La Vila. En el otro extremo; el Getxo, que sólo ha sumado una victoria, y que se diría, el domingo ante el Hernani se hizo el 'harakiri'.

El Ampo Ordizia necesitaba toda su artillería para sacar adelante el partido que le reunía en Urbieta con el Gernika, y por diferentes circunstancias no pudo ser. Y es que en un terreno de juego embarrado resulta difícil jugar a la mano, por lo que el peso del encuentro recae, fundamentalmente en el paquete delantero, en el que faltaban, Albertario, Iruarriz y Delle.

Una pena porque la victoria, ante un rival directo, estuvo ahí pero se escapó. Ni siquiera los del Goierri tuvieron suerte en el último lanzamiento a palos con el que concluía el partido. Un punto en cualquier caso que, sin duda, sabe a poco.

Todo ello en una jornada en la que el Cisneros amagó con cambio de rumbo y remontada en su visita al FC Barcelona pero fue un espejismo y anotó una nueva derrota.

El Salvador tiró de galones y no le dio la menor opción al Independiente en su visita a San Román.

La irregular Santboiana, ejercía de equipo aspirino y le devolvía las constante vitales al Alcobendas, equipo que había perdido fuelle y con él, los dos últimos partidos disputados.

Escuadra madrileña, a la que en encuentro adelantado, el Ampo Ordizia visita este sábado. Primer partido de la segunda vuelta.

Baloncesto

El primer equipo, el Ordizia Basoa Banaketak consiguió una valiosa victoria en Majori ante el Grupo de Santiago Automoción. El conjunto burgalés se presentaba en Majori, con tres jugadores extranjeros, un servio, un croata y un georgiano además de jugadores nacionales de primer nivel, eso sí, con tan solo una victoria más que los urdiñas.

Los ordiziarras, con cuatro victorias, habían descendido hasta la decimoprimera posición en la tabla, aunque únicamente les separaban dos victorias del sexto clasificado, lo que pone bien a las claras lo competido de esta liga.

El Ordizia comenzó bien, a pesar de que la primera canasta y además de tres puntos, la anotaron los visitantes, pero que inmediatamente fue rebatida por los locales. El partido, después de estos primeros compases, dio la impresión de que se iba a jugar a un gran ritmo, lo que sin duda podía beneficiar a nuestros chicos. Los burgaleses hacían gala de sus lanzamientos a larga distancia, donde sus hombres exteriores recibían bastante cómodos para ejecutar esta faceta del juego con gran acierto. Los de Mendiluze y Sarasola por su parte, basándose en una seria defensa, estaban consiguiendo bloquear el juego interior de los foráneos, lo que les daba opción a correr y desestabilizar el juego burgalés. En ataque y con los jugadores bien posicionados, se pudieron ver jugadas de bellísima factura que la grada jaleó con entusiasmo.

A falta de 2:37 para el final del primer cuarto el marcador indicaba un 16 a 14 para los urdiñas, que seguían manteniendo la concentración y que en cada jugada atacaban la canasta como ellos saben, moviendo el balón y buscando la mejor posición del compañero para hacerse con los 2 puntos. Sin embargo, los burgaleses, bien posicionados en defensa estaban siendo un hueso duro de roer y lograron mantener a cero el resto del cuarto mientras conseguían igualar la contienda con una canasta de dos puntos; empate a 16.

El segundo cuarto continuamos concentrados. El juego interior se fue endureciendo por momentos. Sus hombres altos comenzaron a entrar más en el juego atacante, lo que subió la temperatura en la pintura, todo ello sin renunciar a la suerte de los lanzamientos de tres puntos. Los del txoko continuaron con su efectiva defensa, y combinando buenas acciones atacantes, para obtener una ventaja de 7 puntos; 25 a 18, antes de los dos minutos de juego. Pero los visitantes reaccionaron, para prácticamente igualarlo, 25 a 24 dos minutos después. No obstante, a partir de este momento los locales empezaron a mandar de un modo más firme en la cancha, anticipándose a las jugadas atacantes del rival, cortando balones, y controlando su juego de ataque, imponiendo, definitivamente su modo de ver el baloncesto, de disfrutarlo, lo que les llevó a cosechar una ventaja de 13 puntos al descanso. Ordizia 39-Grupo de Santiago Automoción 26.

En la reanudación, los visitantes trataron de desconcentrar a los urdiñas, de quitar la hegemonía en el campo, de desestabilizar el juego local y para ello endurecieron definitivamente, su juego interior. La defensa sobre los hombres exteriores del Ordizia se volvió más agresiva, lo que se tradujo, en un juego algo precipitado, con alguna perdida de balón no forzado, pero que no termina de dar los frutos apetecidos al conjunto foráneo. Al final del tercer periodo; 63 a 47. Parecía solventado el encuentro pero en baloncesto no se da por ganado, ni por perdido, un encuentro hasta el pitido final. Los burgaleses salieron a jugarse el todo por el todo pero los urdiñas se mostraron muy firmes, lo que les permitió anotarse una importantísima victoria; 86-67.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos