El Ampo Ordizia prepara la visita que el sábado cursará a Altamira el Getxo

DV ORDIZIA.

No fue un partido brillante pero el Ampo Ordizia hizo los deberes en su vista a La Vila; el desplazamiento más largo de la liga y se vino con los 5 puntos, ante un rival directo. Partido irregular de los del Goierri que valga reseñar, de los cinco ensayos que marcaron, tres llevaron la rúbrica de otros tantos delanteros. Cinco ensayos que, con eficacia del 100%, transformó Valentín Cruz. Y con un director de juego con el que el Ampo ha asistido a situaciones de calado en el último instante, el conjunto anfitrión marcaba, y pitido final, su cuarto ensayo que le daba un punto, que en su momento puede valer oro.

En un año en el que ningún equipo va a estar enrolado en la liga europea, jugada la quinta jornada, El Salvador, Quesos y Alcobendas pisan muy fuerte y a partir de ahí habrá que ir viendo. Llamativa la fiesta del oval, de nada menos que de 15 ensayos en el partido que jugaron el Cisneros y El Salvador, 40-62.

Si el sexto puesto marca la línea de corte en la lucha por el título, el Ampo, hoy séptimo, recibe, este sábado, a las 16.00 en Altamira al Getxo, un equipo de su liga.

Y en un capítulo de fichajes, en el que también los clubes juegan y que todavía va a dar que hablar, el Gernika se llevaba el gato al agua y el que se anunciaba como inminente incorporación a las filas del FC Barcelona, el jugador argentino, Bruno Postiglioni (1), todo parece indicar que vestirá la camiseta basurde este fin de semana.

Baloncesto

Tras dos partidos disputados, el sénior femenino afrontaba su encuentro ante el Bera Bera, que tampoco conocía la victoria, con el ánimo de anotar su primer triunfo. Las del txoko fueron a remolque, durante gran parte del envite, con diferencias máximas de 8 puntos, fallando ocasiones claras de canasta, debido a tiros lejanos o a entradas maltrechas gracias a la defensa foránea. Sin embargo, un cambio de actitud al final del tercer cuarto propició una reacción que le dio esperanzas de cosechar el éxito ya que a falta de dos minutos y medio la diferencia se había reducido a un punto. Pero la suerte no acompañó. Las del txoko se metieron en una espiral negativa de la que no consiguieron salir. Ordizia 31-Bera Bera 45.

En la visita que el júnior masculino realizó al Oiartzun, los ordiziarras dibujaron las directrices de un juego muy efectivo durante toda la primera mitad, siendo superiores, a nivel individual, tanto en el aspecto defensivo como ofensivo. Al descanso el marcador indicaba un 10-21 a favor de los urdiñas. No obstante, en la reanudación los anfitriones cambiaron su defensa a zona, con la intención de parar la efectividad urdiña además de cerrar huecos, meta que lograron dado que el Ordizia se atascó para sucumbir por 49-44.

El júnior femenino de rendimiento atendía la visita del TAKE, que de salida le obligó a jugar en la mitad de la cancha con lo que hacer canasta resultaba complicado, debido, además, a la ventaja física de las foráneas, factor que venía siendo decisivo en defensa. Las ordiziarras, siguiendo las instrucciones de su entrenador, cambiaron su defensa de individual a 1-3-1, pero tampoco dio los resultados. Al descanso Ordizia 15-TAKE 20. La segunda parte fue bien diferente. Vuelta a defensa individual, pero jugada con más intensidad. Más concentración, continuas ayudas, transiciones defensa-ataque más rápidas, contexto que le permitía al Ordizia no sólo darle la vuelta al marcador sino abrir brecha. Al final, Ordizia 54-TAKE 49.

Fotos

Vídeos