Diario Vasco

El primer equipo de baloncesto iguala al líder, Baskonia, en número de victorias

Motivadora y de doble valor la victoria del primer equipo ante el Marianistas, primero por tratarse de un triunfo cosechado ante uno de los dos equipos que le había hecho morder el polvo en la primera vuelta y segundo por la derrota del líder; el Baskonia, que aunque fue por la mínima, es importante para los intereses urdiñas, puesto que mantiene al equipo en la segunda posición pero empatado a victorias; trece, con el primero.

El encuentro comenzó un tanto errático para los intereses locales. No jugaban fluido los de Mendiluze y Sarasola, y los alaveses supieron maniatar el ataque ordiziarra en prácticamente los diez primeros minutos. Otro partido complicado para los locales, que estaban acusando la baja de Aitor bajo los tableros.

A pesar de ello, mantuvieron el tipo, trabajaron bien en defensa y trataron de jugar rápidas transiciones, que este primer cuarto controlaban los foráneos. Hay que decir también que el equipo alavés fue quizás el que más acierto ha demostrado desde más allá de la línea de tres puntos, de todos los que han pasado por Majori, encestando en cuatro ocasiones en este arranque de partido. Al minuto 9 los alaveses ganaban de 3 puntos, 13-16.

Sin embargo el trabajo de los locales estaba siendo bueno, dadas las circunstancias. Un pequeño arreón final puso a los locales 2 puntos por encima en el luminoso; 18 a 16. El segundo cuarto continuó por la misma senda. Los locales no terminaban de acertar con la tecla que les diese el dominio del encuentro, y en ocasiones se veían superados, por, hasta el momento, buen Marianistas. En el m. 7 de este periodo llegó el primer empate del encuentro a 27 puntos, y al final del mismo el tanteo era de 33-38 para los visitantes, mostrando otra vez su facilidad para el lanzamiento lejano, otras cuatro canastas de tres puntos cayeron del lado alavés.

Arranque poco halagüeño

El arranque del tercer cuarto no fue nada halagüeño para la grada local que veía caer a su equipo siete puntos para el minuto tres, 35 a 42. La lucha bajo los tableros estaba siendo dura, trabajando bien las posiciones interiores, haciéndose con el hueco para recibir balones, que los alaveses terminaban interceptando en la línea de pase. Había que darle una marcha más a la maquinaria local, y vaya si se la dieron. Para el m. 7 los ordiziarras habían endosado un parcial de 19 a 2 que daba un importante toque de atención a los foráneos, del que tardarían en recuperarse.

Fueron minutos brillantes, juego rápido con gran control de balón, tanto en posesión como en transición. Con una fuerte defensa superando al rival en su propio terreno, dominando la suerte de los rebotes, y tapando los intentos de lanzamiento de tres puntos, es decir cuatro minutos de un gran nivel baloncestístico. Al final del tercer cuarto los urdiñas mandaban en el marcador por 56 a 47. La última tanda de diez minutos se presentaba cuando menos interesante. Marianistas no iba a dar su brazo a torcer, tras haber dominando, prácticamente, en el marcador pero los urdiñas habían hecho lo más difícil y tratarían de mantener la ventaja. Sin embargo el comienzo del último cuarto fue de color visitante. Consiguieron reducir la ventaja a 4 puntos, 60 a 56. No obstante el Ordizia logró una ventaja de 9 puntos. Y un desesperado arreón final alavés hizo que los locales terminasen ganando con comodidad un encuentro que se puso difícil; Ordizia 78-Marianistas 62.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate