Diario Vasco

Un postre redondo como despedida

Iñigo Jauregi, Luis Mari y José Mari Unanue, ayer en el obrador.
Iñigo Jauregi, Luis Mari y José Mari Unanue, ayer en el obrador. / MARIN
  • El centenario rosco de Reyes mantiene su pujanza en la despedida de las fiestas navideñas

Concluyen las fiestas navideñas, que por lo que al programa de actividades organizado por el Ayuntamiento, en colaboración con diferentes entidades locales, cabe destacar, ha discurrido a pedir de boca. Unas navidades con frío y helada sobre helada pero con ausencia de lluvia, factor que para toda actividad a llevar a cabo en la calle representa, en este caso sí, un verdadero freno cuando no, obstáculo.

Días en los que la localidad ha asistido a la llegada de muchísimos visitantes sobre todo en las jornadas de feria, no sólo en la especial.

Fechas claves para el comercio tradicional, importantísimo en Ordizia, que todo parece indicar va a asistir a una campaña positiva. Sector testigo de nuevo modos a la hora del regalo en los que la sorpresa deja de serlo y opta por el tiro hecho y a elección, lo que por añadidura evita los cambios o devoluciones.

Cierre navideño hoy 6 de enero, festividad de Reyes, Epifanía del Señor, que como no puede ser de otra manera concluye con el obligado encuentro a la mesa. Último esfuerzo al que pone la guinda un postre propio y exclusivo de este día, el rosco de Reyes, que en Ordizia acredita una tradición centenaria.

Días de máxima dedicación en el obrador, en los que José Mari Unanue, tercera generación de esta saga de pasteleros, «en los que tienes que echar mano de toda la familia para cumplir con los compromisos. Al tratarse de un postre, que en su práctica totalidad se vende por encargo, suelo decir que es el único día del año en el que tenemos todo vendido», apunta. Encargos que por esa acreditada raigambre y solera familiar atiende pedidos que llegan de una amplia zona del territorio guipuzcoano que va de Villabona a Zumarraga. «A la vista de cómo van las reservas, creo que no vamos a trabajar menos que el año pasado y eso es importante» añade.

Desde aquellos días del abuelo, Antonio al frente del obrador, el rosco, roscón, o como algunos también le llaman, pan de Reyes, no ha asistido a grandes variaciones, quizá la mayor tenga que ver con el relleno. En aquellos días de 1934 en los que el cabeza de la saga, Antonio Unanue Iturrioz, puso en marcha su primer negocio en el número 10 de la calle Santa María, con el punto de venta que llevaba el nombre de La Confianza y, en Filipinas 1, el obrador, la rosca no llevaba relleno, embuche ya de crema o nata, que la segunda generación calcula comenzó a ponerse en práctica sobre la década de los 50-60 de esa centuria.

A reseñar que Antonio había iniciado su aprendizaje en el oficio en 1920, en la afamada pastelería Imaz y Ariztimuño de Ordizia, junto a los maestros artesanos Felipe Imaz y José Domingo Ariztimuño que ya elaboraban el rosco. A partir de ahí, el postre sorpresa que ya en sus inicios ocultaba un haba, luego figurita, apenas ha cambiado, menos aún su receta.

Haba que dicho sea de paso, según los eruditos, dio lugar a la expresión 'tonto del haba', en su versión más académica, y 'tontolaba' en la de síntesis o apocopada ya que al que le tocaba la leguminoso, por supuesto seca, si no era capaz de eliminar la prueba del delito, le correspondía apoquinar el postre. Queda en cualquier caso, como referencia a aquellos primeros días, la venta, en menor tamaño, del rosco sin relleno, de nombre zapato en casa de los Goiburu, vacío o seco en la de los Unanue.

En la panadería Goiagi, Juanra Goiburu, a su vez tercera generación en el oficio, adelantaba que el cierre navideño se intuye en la línea habitual quizá, en comparación destaca, con un poco más de alegría que estos últimos años. «En nuestro caso, quizá por aquello de las decisiones salomónicas, con un repunte del mixto; crema-nata», enfatiza. «Y como viene ocurriendo estos últimos años, mucho a última hora».

Y en esa vuelta a la mesura y austeridad, mañana en el municipio, comienzan las rebajas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate