Diario Vasco

Enfado del primer equipo de basket

Plantilla y entrenadores del primer equipo de baloncesto.
Plantilla y entrenadores del primer equipo de baloncesto. / MARIN
  • El conjunto ordiziarra considera injusta su derrota en Gasteiz

El primer equipo de baloncesto vivió una accidentada jornada en su salida a Gasteiz, donde le aguardaba el Fundación 5+11.

Encuentro que queremos calificar de accidentado, por lo que sucedió dentro de la cancha, que esperamos responda a eso, a una fatalidad accidental. El Biok2.com Ordizia se asomaba a este encuentro como segundo clasificado tras un buen arranque de temporada. Por su parte el Fundación 5+11, líder de la categoría, presentaba pleno de victorias en los cuatro encuentros disputados. El envite respondía a todo un duelo en la cumbre que prometía ser intenso en la cancha y táctico desde los banquillos.

El primer cuarto estuvo muy igualado, con defensas agresivas que mandaron sobre los ataques. Las dos escuadras se respetaban y tanteaban el potencial del rival por lo que en este primer cuarto no hubo lugar para concesiones. Concluida esta primera tanda el equipo anfitrión aventajaba a los ordiziarras en dos puntos, 15-13. En el segundo cuarto el líder jugó más cómodo, los ordiziarras seguían en su línea defensiva pero errando en algunos ataques que venían siendo esenciales para no perder comba, circunstancia que el equipo gasteiztarra aprovechó, con mayor acierto, frente a la canasta contraria, hasta contar 24 puntos por 16 los del txoko.

Así las cosas, al ecuador del encuentro se llegó con un 39-29 para los locales. La reanudación iba a ser clave para el devenir del compromiso, que estaba respondiendo a las expectativas. Los ordiziarras salieron más sueltos, jugando bien y peleando todos los balones, en toda la cancha, con especial énfasis bajo los tableros, faceta que los alaveses no terminaban de dominar. Los del txoko se acercaban en el luminoso y recortaron distancias hasta ponerse a 6 puntos, y el rival no se sentía cómodo. Previsiblemente, viendo el devenir del envite, iba a ser un partido que se dirimiría en los instantes finales, como corresponde a dos equipos que luchan por el liderato.

Hay personas que en semejantes circunstancias deben pasar desapercibidas, nos referimos a los colegiados. Hasta el momento estaban llevando bien el encuentro, con las lógicas disputas entre jugadores que salen a jugar y disputarse el liderazgo, rifirrafes por parte de ambos lados que no decantan un encuentro. Sin embargo algunos colegiados parecen tener un afán de protagonismo que en ningún momento beneficia al deporte. Al final del tercer cuarto como consecuencia de uno de ellos el colegiado pitó una técnica descalificante a uno de los jugadores urdiñas, si bien, como resulta evidente, en un rifirrafe toman parte, como mínimo dos jugadores.

Expulsión del entrenador

Lógicamente el cuerpo técnico ordiziarra pidió explicaciones al colegiado que tomaba protagonismo, a lo que respondió con dos técnicas seguidas al entrenador ordiziarra por lo que fue expulsado. Por si fuera poco, a semejante transgresión del reglamento corresponden dos lanzamientos libres desde la línea de tiros libres. Pues bien, los alaveses lanzaron hasta en tres ocasiones. A pesar de ello el tercer cuarto terminó con un tanteo de 58-52. Los del txoko habían conseguido reducir las distancias a seis puntos, y parecía que alguien más, aparte de los jugadores alaveses pretendía parar esta reacción.

A pesar de lo acontecido, los ordiziarras no echaron el partido por la borda, aún siendo conscientes de que sus acciones se estaban midiendo con diferente rasero.

A falta de cinco minutos para el final el Ordizia perdía de 6 puntos. Sin embargo había demasiados rivales en la cancha que propiciaron que con la bocina el envite quedara zanjado en un 90-71. Eso sí, los ordiziarras 'ganaban' en lo que a las técnicas respecta; 0 para el Fundación 5+11 (Baskonia) y 5 para los urdiñas.

Como ya hemos mencionado, flaco favor hacen este tipo de protagonistas al basket. No le hace falta al Baskonia ningún trato de favor puesto que tiene una excelente plantilla, muy compensada y con jugadores de gran calidad que son completamente capaces de sacar cualquier encuentro de la categoría adelante, pero por otra, tampoco es de recibo obviar las aptitudes del resto de competidores, que por la misma regla de tres salen a disputar los encuentros en igualdad de condiciones. Además de lo que dio de sí el envite toca abrir un turno de espera hasta ver cuáles son las repercusiones de las decisiones tomadas por estos colegiados, cara a los próximos partidos.

El segundo equipo jugaba en casa ante el Bosteko donostiarra. Los de Mike disputaron un encuentro serio, centrados en la cancha y en ocasiones con demasiada precipitación, debido a la ansiedad creada por querer obtener la victoria. Controlaron bien el primer cuarto, dominando los diferentes aspectos del juego, rápidas transiciones al ataque, seria defensa y un participativo ataque estático con el que rompían una y otra vez la ordenada defensa donostiarra, 13-5.

En el segundo vino la descompensación defensiva, como ya hemos adelantado por querer ganar el encuentro antes de que acabase. Sin embargo para ganar hay que jugar los 40 minutos reglamentarios y la prórroga si la hubiese, de modo que los rivales aprovecharon la desconcentración local para que el Ordizia no se fuera en el casillero, 25-17.

En la tercera tanda los del txoko volvieron a tomar las riendas del juego, optimizando las posesiones de balón y amortiguando en la medida de lo posible los ataques visitantes para aumentar su ventaja en siete puntos más, 42-27. Parecía que el envite estaba encarrilado pero volvieron las acciones precipitadas, altibajos, que los urdiñas lograron, finalmente corregir, 56-44.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate