Diario Vasco
Bernardo Alberro y Xabier Martínez, en representación de su madre, en la fiesta del año pasado.
Bernardo Alberro y Xabier Martínez, en representación de su madre, en la fiesta del año pasado. / MARIN

Llega el sexto 'Txikitero Eguna'

  • La entrega de nominaciones tendrá lugar el domingo a las 19.30 frente al bar Olano

Todo dispuesto para que este domingo tenga lugar el 'VI Txikitero Eguna' una celebración que echó a andar en el 2006, momento en el que los más salseros de la vuelta diaria, acordaban celebrar su fiesta. Una fiesta que, en sintonía con otras que en este mismo sentido tienen lugar en contadas localidades de Euskadi, llegaba con cierto espíritu de defensa del buen nombre de esta veterana costumbre, a menudo vilipendiada; o al menos, con la pretensión de poner el énfasis en su lado positivo; su valor de encuentro y relación social, a pie de calle. En aquel momento, y ni qué decir hoy, ante tanto trato a través de las redes sociales y demás opciones de encuentro multitudinario que brinda el ciberespacio.

Junto a esa reivindicación de relación, trato directo, y confluencia social, la fiesta, sin obviar la ligazón pasional existente a ambos lados de la barra, se materializaba en la designación del 'Txikitero Jaun' y del 'Tabernari Txintxoa' nombramiento que ha recaído en los ordiziarras más populares, en la mayoría de los casos, en los decanos de tan loable desempeño. Curiosamente en aquel 2006, la nominación fue para dos txikiteros, Manolo Calvo Zapata y Antxon Imaz. Reconocimiento que en el 2007, recibían, por el lado tasquero, las hermanas Benita y Conchi Mujika (bar Oiangu); una institución en el sector, y del lado; txikitero, el popular, de la huerta de la calle Ordizia; Anselmo Pérez.

En el año 2008 no se celebró. Al año siguiente, el homenaje para el parroquiano se lo llevó Peli Eskisabel y el del tabernero, el Bodegón Arantxa. En el 2010, la nominación como Txikitero Jaun recaía en Alberto Ceberio y el de Tabernari Txintxoa en Iñaxi Aramburu (Aldasoro Taberna), año a partir del cual la fiesta abre un paréntesis, es decir no vuelve a tener lugar hasta el pasado ejercicio, 2015 en la que agasajó recayó, por un lado en el maestro Bernardo Alberro y por el otro en Conchita Telleria (Restaurante Martínez).

Regresa, en esta recta final del 2016, el Txikitero Eguna, que en su sexta edición tendrá lugar este domingo. Previamente, y como corresponde, la masa social celebraba la correspondiente asamblea para debatir cuantas cuestiones afectan a la actividad y, de la misma manera, designar txikitero y tasquero de honor. En el orden del día, en primer lugar revisión del decálogo (por supuesto de 11 artículos; el que llaman el penúltimo), al que la concurrencia daba su visto bueno. No obstante, los reunidos acordaban incluir como apéndice de la norma tercera, disposición cuarta que, el epígrafe alusivo a que, en esas circunstancias especiales, fiestas patronales, fiestas vascas, es decir, en aquellas situaciones en las que el bar está hasta las cartolas y el tabernero a punto de infarto, el txikitero podrá afear y lanzar una mirada de disidencia y en su caso de disonancia, a aquella persona que pida: un café cortado, corto, descafeinado de máquina con leche de soja templada, sin espuma, con hielo, en taza de loza y cuando le sirvan, pedir que le cambien el azúcar por sacarina.

La agrupación, tras recordar que en su día desestimó poder referirse al vino normal; al corriente, como iberdrolas y mucho menos como florentinos porque despistan al tabernero, aceptaba a regañadientes, someter a estudio la consulta que planteaba la congregación txikitera de la diáspora madrileña, que preside Pedro Mari Lekuona, que preguntaba sobre la idoneidad, y si es acorde a la norma y convergencia con el espíritu fundacional poder llamar al vino peleón, Simon jauna, o Chateau Simón.

Excepción hecha del sector más rojo; Los claretianos, que puso algún pero, la asamblea dio el plácet por mayoría cualificada a la iniciativa tendente a nombrar capellán de la congregación txikitera al padre Angel, vicario de la parroquia de San Antón de Madrid, quien como concepto de su visión de las cosas terrenales acuñó el titular, recogido por este mismo periódico, 'La Iglesia tiene que aprender de los bares'. No sólo no hubo acuerdo sino que se montó la gresca ante la proposición de hermanamiento con los txikiteros de Bilbao, tumulto ante el que secretario levantó la sesión.

Así las cosas, el 'VI Txikitero Eguna' tendrá lugar este domingo a las 19.30, frente al bar Olano, donde se impondrán ambas distinciones. Fiesta que contará con la participación de la banda de música Beti Argi y de dantzaris que bailarán el aurresku de honor.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate