Diario Vasco

El Txindoki AT Grupo Jaso satisfecho con el balance del Memorial Josetxo Imaz

La decimosexta edición del Memorial Josetxo Imaz llegaba bajo la amenaza de lluvia que adelantaba el pronóstico meteorológico, circunstancia que no se había dado en ninguna ocasión anterior. Y eso sí, llovió, pero lo hizo sobre las 9.30 de la mañana y no sólo ahí quedó todo sino que poco después de la salida de la prueba sénior el sol quiso por momentos, dejarse notar, y sobre el asfalto mojado comenzó a generar vapor, que transmitió a los corredores cierta sensación de calor.

Perfecta la organización, tanto en la pista de Altamira como a lo largo del recorrido protegido, en los cruces, por un amplio número de voluntarios.

En las categorías escolares concurrieron 245 dorsales. En categoría benjamín, femenina, triunfo, nacidas en el 2007, de Elaia Calvillo (Urdaneta, en el 2008, Elorri García (Jakintza). En chicos, Joanes Galarza (Laiotz-Segura) y Julen Gaztañaga (Orioko Herri Ikastola).

Alevín femenino; Irantzu Eskisabel (Urdaneta), masculino; Eneko Gaztañaga (Orioko Herri Ikastola). En infantil femenino; Elberet Fernández (Oianguren), masculino; Ander Gabardino (Loinazpe-Beasain). Y en cadete masculino; Natnael Hidalgo (Oianguren).

La prueba sénior registraba la participación más baja de estas 16 ediciones, con 487 inscritos, 453 en meta. Tanda en la que se impusieron los favoritos, Elhassan Oubaddi (Marruecos), segundo al año pasado, 30.41, seguido por su compatriota, Hamid Ben Daoud; 31.30 y tercera posición para Pablo Salaverria (Donosti); 32.15. En chicas, txapela para la alavesa, Elena Loyo, revalidando cetro, y mejorando, en casi dos minutos, crono; 34.43, segunda plaza para la ordiziarra Izaro Rubio; 38.44, y tercera para Lourdes Colomo (Zizurkil); 39.06.

Participación que volvió a ofrecer un gran nivel ya que 350 participantes completaron los 10km en menos de 50 minutos, que supone una bonita marca.

Ambito y reducto, de presencia mayoritaria masculina, eso sí, paulatinamente a la baja que, en este devenir y dinámica creciente registraba un 19% de participación femenina, que resulta, comparativamente destacable.

El primer goierritarra fue Alex Oyarbide (Ordizia), quinto con 32.57, la primera fémina Izaro Rubio. Insólito, sin duda alguna que en la clasificación femenina, se clasificaran tres atletas de Ordizia entre las cinco primeras: Izaro Rubio (segunda), Lide Urrestarazu (cuarta) y Maider Gaztañaga (quinta).

El primer veterano de la comarca goierritarra fue Iker Zurutuza (Idiazabal), mención que en categoría femenina recaía en Izaro Rubio.

A destacar que el progenitor; Juanito Rubio, que suma 7 décadas, recorrió la distancia en 49 minutos pelados.

Y entre los participantes, que apenas han faltado a la cita, no estaba Aitor Madrazo porque, requerido para la ocasión, ejerció de comentarista y en su mejor versión, nada que envidiar a Matías Prats, padre, una vez más lo bordó. En cualquier caso allí estuvieron, Gloria Guerrero, Manu Etxarri, Juan Mari Galparsoro, Iñaki Balluerka, y Javi Fernández, etc.

El último en la línea de meta, el veterano, Juan Mari Aldanondo (Urretxu); 1h.13, al que en un gesto que llamó la atención, sin mayor pompa ni puesta en escena, sino con discreción, el ganador, Elhassan Oubaddi le obsequió con el trofeo de ganador.

Sea porque coincidiera con jornada electoral más público que nunca en el recorrido. Junto a la satisfacción porque todo discurrió sobre ruedas, turno y tiempo de reflexión sobre qué está ocurriendo con la participación a la baja que acompaña a la práctica totalidad de las carreras. Puesta en común por si toca darle una vuelta a la cita, deliberación que hay resolver en menos de un año.