Diario Vasco

A pesar de la derrota el Ampo Ordizia transmite buenas sensaciones a la grada

Primera jornada, oficial, en la máxima categoría del rugby que ofrecía ya las primeras referencias de este curso deportivo que acaba de echar a andar. Repaso, el que se llevaron Getxo (69-0 ante El Salvador) y Ciencias de Sevilla (en su visita al Cisneros, 65-3) al encajar en ambos casos más de 60 puntos, por prácticamente nada a cambio. Es decir, unos guarismos, de esos, que ponen en duda la pertenencia a la categoría. Sin duda, todo un primer aviso. Y a partir de ahí, un Quesos al que por palmarés y trayectoria parece le está costando arrancar. Un Independiente al que habrá que ver si le pasa factura la pérdida de su patrocinador principal y un duelo catalán que no ofreció demasiadas sorpresas. Y en el contexto, el Ampo Ordizia que recibía en casa al Alcobendas, que no defraudó las expectativas y que demostró que llega a esta liga con mucho que decir.

Los del Goierri fueron profetas en su tierra y consiguieron transmitir a la grada la ansiada ilusión y esperanza. Muy serio el paquete delantero con una formidable segunda línea en la que llamó la atención el regreso de Imanol Iruarriz. Hombre de la casa al que las obligaciones laborales le han llevado, designios del momento, a tener que recorrer el mundo durante estos tres últimos años. Regreso en el que quedaba claro que no sólo no se le ha olvidado a jugar a rugby sino que aquel mozo, es hoy, todo un señor, hecho y derecho, con capacidad para tratar de tú a tú a cualquier par.

Duelo de pateadores en la línea. Muy bien el local Valentín Cruz al pie, eso sí, no encontró el hueco a la mano. Discreto en su actuación Julen Goia de 15, en el que quizá no sea su sitio natural. En un partido de mucha intensidad, buena forma física de los del Goierri.

El segundo equipo, únicamente con lo puesto, es decir con 17 jugadores, circunstancia y condición que te convierten en 'sparring', visitaba, en envite amistoso a La Unica, 40-21.

Baloncesto

Continuando con su puesta a punto, el primer equipo afrontaba, ante el Aloña Mendi, su primer encuentro amistoso, sin duda un interesante test para los de Mendiluze y Sarasola, sobre todo a la hora de ir conjuntando al equipo. Aunque el núcleo de la escuadra ordiziarra es el mismo de la pasada campaña hay que ajustar e integrar en el grupo a las nuevas incorporaciones sobre todo en lo que respecta al estilo de juego. El encuentro, en líneas generales resultó satisfactorio para los intereses urdiñas, dando la sensación de dominio y control, en, prácticamente todos los aspectos del envite aunque, eso sí, el buque insignia local no conseguía despegarse en el marcador de forma definitiva.

La experiencia y el buen hacer de algunos efectivos del Aloña Mendi los mantuvo dentro del encuentro. Muestra de ello es que el primer cuarto cayó del lado visitante; 13-14. El entrenador local puso en cancha a todos sus efectivos para dar minutos y confianza a sus jugadores y para ir engranando todas las piezas de este ilusionante equipo.

Al final, 69 a 56 para los locales.