Diario Vasco

El triangular de fútbol resultó todo un éxito

Los componentes de las tres escuadras, segunda generación, colegiado y auxiliares, más el presidente de la entidad ordiziarra, en el anexo, antes del comienzo del torneo.
Los componentes de las tres escuadras, segunda generación, colegiado y auxiliares, más el presidente de la entidad ordiziarra, en el anexo, antes del comienzo del torneo. / MARIN
  • Los equipos de veteranos del Eibar, Real Unión y Ordizia protagonizaron un disputado torneo

El torneo triangular de jugadores veteranos que reunía el sábado en el anexo al Eibar, Real Unión y al anfitrión, Ordizia KE no sólo no defraudó sino que llamó la atención de la grada porque ningún equipo vino a pasar la mañana.

Así las cosas, la afición asistió a tres partidos llenos de intensidad en los que nadie regaló nada. Sobre el césped, jugadores con buen número de quinquenios pero en un más que aceptable estado de forma. Jugadores para los que acabó pesando el calor, y en el caso del Eibar su ajustada plantilla.

Una mañana que echó a andar con la bienvenida a cargo del presidente del club, Juanbi Erauskin a la que siguió el correspondiente intercambio de banderines y regalos, y el obligado minuto de silencio en recuerdo y memoria de los compañeros fallecidos.

Entre las anécdotas del día, la protagonizada por Juan Carlos González, quien se había desplazado para la ocasión desde Alicante.

Valga anotar, a su vez, que como exjugador, Jandro jugó de salida con el Ordizia y a continuación en las filas del Eibar.

Inicialmente midieron su momento de forma, el Eibar y la escuadra anfitriona, partido que tras los 35 minutos de juego concluyó con empate a dos goles. Xabi Crespo abrió la cuenta del torneo con un soberbio lanzamiento a puerta desde unos 25 metros colando el esférico en la meta armera. Al poco empataban los del Deba. En el m.22 Fermín Martín volvía adelantar a la escuadra local; 2-1, casillero que el Eibar dejaba en tablas en el m.35, gol del empate y final del partido.

En una mañana en la que el termómetro comenzaba a apretar, cinco reparadores minutos de descanso y segundo encuentro, Real Unión-Eibar, partido en el que a los azulgranas les pesó el cansancio, circunstancia que aprovecharon los fronterizos para imponerse por 3-0. El Eibar reclamó un penalti, reclamación que la grada entendió era justa pero el colegiado no estimó la falta.

Finalmente el triangular congregaba al Real Unión y al Ordizia, cierre que los del txoko solventaban con un 3-1 a su favor.

El Ordizia se mostró muy serio y para el primer cuarto de hora marcaba por partida doble, goles de Serrano y Fermín Martín. En el m.21 en una jugada hilvanada por el ataque local, Serrano resuelve para poner el 3-0. Justo después el guardameta ordiziarra, Javier Cordón detenía un penalti.

Los unionistas no se dieron por vencidos y en el m.32 estrenaban su casillero. Un minuto más tarde, Xabi Crespo tuvo una bonita ocasión para sumar el cuarto pero estrelló el balón en la copa del poste.

Valga insistir en que se vieron jugadas que, para sí quisieran futbolistas de hoy en día. El público disfrutó y aplaudió la entrega de los jugadores.

Por el Ordizia, a las órdenes de Jesús Mari Jauregui, jugaron: Eguren, Martín, Lasa, Aramendi, Juárez, Imaz, Jandro, Jauregi, Crespo, Fermín, Serrano, Axier, Juanjo, Pablo, Cordón, Xanet, Carlos, Juan Carlos, Borja, Madrazo, Urdangarin, Hernández y Petxarroman. Arbitraron: Iglesias, Lizartza y Fernández.

Tras sudar la camiseta, reconstituyente ducha, y encuentro de los tres equipos, en este caso a la mesa, en la sidrería Tximista. Fenomenal ambiente y mejor armonía y a los postres un brindis por el reencuentro en el centenario.