Con el nuevo año, Bizi Nahi se transforma en otro hogar

El restaurante será reactivado y ofrecerá plato del día y menú de fin de semana. / M.A.
El restaurante será reactivado y ofrecerá plato del día y menú de fin de semana. / M.A.

Mayte Monreal ha tomado el relevo de la explotación del bar y el restaurante del club de los jubilados

MIRIAM ARANDIA IBARRA.

Once años han sido suficientes para realizar una radiografía del municipio de Ibarra y percatarse de la importancia de las personas mayores a la hora de conocer historias. Es el caso de Mayte Monreal, quien recientemente ha tomado el relevo de la explotación del bar y el restaurante del club de los jubilados Bizi Nahi, tras presentar su propuesta al Ayuntamiento del municipio y ser la seleccionada para los próximos dos años, con posibilidad de prorrogar el contrato a cinco más. Mayte se muestra «ilusionada y con muchas ganas»ante este nuevo reto, y según cuenta, «con muchas ideas en la cabeza».

La polifacética Mayte ha apostado esta vez por la hostelería. Sin embargo, no le resulta extraño, ya que en años anteriores ha trabajado esporádicamente en este ámbito. «No podía dejar pasar esta gran oportunidad en estos tiempos, y vengo con ganas de aunar a diferentes gentes, pero sobre todo, apoyar a las personas mayores para que no se sientan solas».

No cabe duda de que el año nuevo marca un antes y un después, y es que Mayte con la ayuda de su pareja y su hijo apuesta por reactivar el restaurante que hasta ahora ha estado inactivo. Paulatinamente, se ofertará un plato del día, un menú completo para el fin de semana y platos que irán cogiendo forma según la demanda. «No me puedo olvidar que es el hogar del jubilado y que hay que prestarles atención en todo», explica.

«Tengo a gente que me respalda, que apoya mis ideas». Y no son pocas. «Convivimos hoy por hoy diferentes culturas, y tengo en mente organizar actividades culturales para que la gente mayor tenga la oportunidad de conocer, compartir experiencias con otras personalidades, gente de todas las edades ya sea en meriendas infantiles, tardes de manualidades o de ganchillo. Simplemente, quiero que nos conozcamos». Dicho alto y claro, Bizi Nahi promete ser un espacio que reúna en una mesa las antiguas usanzas para que conozcan las de ahora: «¿Quién va a contar mejor las historias del pueblo que la gente mayor?».

Sin embargo, se prevé la llegada de una obra en cocina para dentro de año y medio; «la cocina queda un poco a desmano, y si queremos reactivar el restaurante, necesitamos ante todo comodidad, facilidad y accesibilidad, situándola junto al bar». Mayte y su equipo cuentan con la ayuda total del Ayuntamiento en todo este proceso, lo cual se siente muy «agradecida».

Con muchas ganas de conocer a sus hogareños, Mayte lanza un mensaje: «Que se acerquen y nos conozcan. Que prueben. No debemos olvidar que la gente mayor es parte de nosotros y nosotros la de ellos». Indudablemente, Ibarra cuenta desde ya con un activo más en el pueblo; ahora, sólo falta conocer su respuesta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos