Huida a Egipto desde una Judea helada

Huida a Egipto desde una Judea helada

La tradición del Astotxo Eguna se cumplió en Lazkao pese a la nieve que cubría las calles y las gélidas temperaturas

A. M.

Frases como ‘¡qué frío!’ o ‘¡hace tiempo que no nevaba así!’ se escucharon muchas veces este domingo por la mañana en Lazkao pero, a pesar de haber amanecido bajo un manto blanco y de los tres grados que marcaban los termómetros a las doce del mediodía, la tradición del Astotxo Eguna volvió a cumplirse un año más. Unas 150 personas representaron la huida a Egipto de la Sagrada Familia en las inmediaciones del convento Santa Ana, mientras en la plaza del ayuntamiento se nombraba a los burros, macho y hembra, más elegantes de Gipuzkoa.

La fiesta comenzó alrededor de las 10.30h, cuando la caravana de borricos recorrió el municipio acompañada por los txistularis, para después reunirse en la plaza, donde todo aquel que se acercó a Lazkao pudo admirar los animales durante la mañana. 80 pollinos llegados de toda Gipuzkoa ocuparon la plaza del ayuntamiento y 62 de ellos participaron en la decimonovena edición del concurso de burros. Trece, once hembras y dos machos, consiguieron ayer mismo la calificación de Asno de las Encartaciones. Para ello el animal debe cumplir ciertos requisitos como ser de perfil recto y proporciones mediolíneas, o tener carácter dócil y gran agilidad. Finalmente, Urtain (macho) y Pluto (hembra) -curiosamente padre y cría- fueron los elegidos por el jurado como los más elegantes de Gipuzkoa. Recibieron 300 euros y un cencerro cada uno.

Huida a Egipto

A partir de las doce y media, la fiesta se trasladó a las inmediaciones del convento Santa Ana, donde las calles se habían remontado varios siglos atrás para convertirse en un pueblo de Judea, esta vez cubierto de nieve. Los más jóvenes fueron los primeros en entrar en escena, en el Astotxo Txikia. Todos los personajes de la función principal tienen su homólogo encarnado por un niño en este desfile previo y la comitiva recorrió con orgullo toda la zona ambientada para la ocasión.

Después llegó el turno de la representación principal. Se podía ver a Jose, María y Jesús cobijados en el portal junto al burro, verdadero protagonista de la celebración. Allí llegaron los Reyes Magos a lomo de sus caballos, y tras ofrecer al niño oro, incienso y mirra, tomaron rumbo a Oriente siguiendo las indicaciones del ángel que se les apareció en el camino. Fue este mismo ángel el que avisó a la Sagrada Familia del peligro que corría, porque Herodes, al recibir la noticia del nacimiento de Jesús, montó en cólera y ordenó el asesinato de todos los niños menores de dos años. Los soldados, acatando la orden infanticida, comenzaron entonces a arrebatar de los brazos de los judíos a sus niños pero para entonces José, María y Jesús ya había huido a Egipto a lomos del borrico, por lo que a Herodes no le quedó otra que alejarse, bajo una intensa lluvia de bolas de nieve en esta ocasión.

Temas

Lazkao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos