Día grande en el santuario de Aralar

Multitud de fieles se han congregado en el santuario de Arala/E. Belauntzaran
Multitud de fieles se han congregado en el santuario de Arala / E. Belauntzaran

ELI BELAUNTZARAN

El buen tiempo ha acompañado al enorme número de fieles de San Miguel en su día grande. Desde primera hora de la mañana, los devotos del guardián de Aralar han acudido hasta el santuario para escuchar alguna de las diferentes celebraciones religiosas que se han oficiado a lo largo de la mañana y la tarde. Entre los oficiantes de encontraban Jesús Sotil, capellán del santuario, Mikel Garciandia y el párroco de varias iglesias de Tolosadea, Iñaki Zubeldia.

Siguiendo la tradición, fueron muchos los fieles que solicitaron una misa recordatorio por sus difuntos. La lista de familias y seres queridos ya desaparecidos fue extensa a la hora del sentido recordatorio que se realizó en cada una de las misas.

Además de escuchar misa, los fieles del Arcángel cumplieron con el rito de pasar las cadenas sobre su cuerpo para disfrutar de su protección y no padecer problemas de reuma, entre otros. Las viejas cadenas que cuelgan en el exterior de la pequeña capilla 'sonaban' constantemente. El tintineo de las mismas no dejaba de repetirse cada vez que un fiel las giraba sobre sus cabezas.

Después en el exterior del templo, cuadrillas de amigos se saludaban efusivamente. Cada 29 de septiembre se ha convertido en cita obligada al santuario de Aralar, momento en el que muchos coinciden. Después de ponerse al día de los pormenores personales, muchos acudían al bar-restaurante para degustar un buen caldo caliente y un pintxo de chorizo, como también manda la tradición.

Después, Baraibar fue otro punto de encuentro para muchos, donde celebraban las fiestas en honor de su patrón, San Miguel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos