Finaliza la campaña de excavaciones en Basagain

El poblado de Basagain ha acogido durante las últimas tres semanas excavaciones. / NÚÑEZ

NÚÑEZ ANOETA.

El poblado de Basagain ha acogido durante las últimas tres semanas una nueva campaña de excavaciones dirigidas por el arqueólogo Xabier Peñalver. Ha sido una campaña en la que se han centrado «sobre todo en la estructura más que en los materiales», indica Peñalver. El objetivo principal era encontrar el punto de entrada al recinto, de 2,8 hectáreas, algo que llevan años buscando.

El año pasado en la muralla de la terraza este donde tienen la excavación principal encontraron un saliente. En un principio pensaron «que era un saliente desde donde los habitantes podían pasear para vigilar el entorno, pero este año hemos continuado excavando y hemos visto que es otra muralla, anterior a la que conocíamos. La superior la cruza por encima hasta que las dos se unen. Esto encaja con los dos niveles de ocupación, ya que el año pasado nos apareció una fíbula», explica.

Según sus cálculos, la muralla más antigua puede datarse alrededor del año 200 antes de nuestra era y la más reciente en el año 100 después de nuestra era. La muralla, de 3,20 metros de ancho, está bastante derrumbada aunque todavía se puede ver su forma, y al final de ella, Peñalver espera encontrar la confirmación de la entrada al poblado.

Además de los avances en la localización de las estructuras, durante esta campaña ha aparecido una cuarta estela, decorada esta vez, en la misma línea donde se encontraron las anteriores, y un pendiente de bronce.

Visitas guiadas

Como en años anteriores, durante la campaña se han organizado visitas guiadas para dar a conocer el poblado de Basagain. Los alumnos de las ikastolas de Anoeta e Irura, así como vecinos de Anoeta y otras localidades se han acercado para conocer el trabajo que hacen.

De cara al próximo año, se van a talar árboles a diez metros del poblado, «para darle más amplitud y porque las raíces de los árboles dañan las estructuras. Hay zonas en las que han crecido árboles encima de la muralla y está reventada», indica Peñalver.

Además, las piedras derrumbadas de la muralla que han recuperado las están guardando para hacer una reconstrucción controlada, de unos 15 metros de largo, de lo que sería esa parte del poblado. La muralla la completarán con una empalizada de madera como la que tendría originalmente. Asimismo, se colocarán nuevos paneles informativos en forma de mesas de interpretación. Habrá tres mesas cerca de donde está la zona de excavación, en donde los visitantes podrán ver como era el poblado.

Fotos

Vídeos