Para que la fiesta sea «de todos y todas»

Cerca de 20 personas han participado en la elaboración del protocolo. / I.A.
Cerca de 20 personas han participado en la elaboración del protocolo. / I.A.

Tras un proceso de varios meses, se ha aprobado el protocolo para responder a los casos de violencia machista que puedan suceder en las fiestas

IMANOL ARRATIBEL ZIZURKIL.

Zizurkil ha aprobado, tas un proceso de varios meses, un protocolo para hacer frente a la violencia machista. Unas 20 personas han participado en alguna sesión del proceso, en representación de 15 asociaciones o agentes. «El objetivo es muy claro: si sucede algún caso de violencia machista, responder como pueblo: la comisión de fiestas, el grupo feminista, los demás agentes del pueblo y el Ayuntamiento todos unidos», remarcadla concejala de paridad Eva Usandizaga.

El objetivo ha sido elaborar el protocolo, pero el camino recorrido para su diseño también ha sido muy importante. De hecho, las cuatro sesiones que se han llevado a cabo durante estas semanas han servido para la formación y la reflexión, y para darnos cuenta del amplio espectro de la violencia machista y para concienciarnos de la falta de igualdad.

La prevención como base

El protocolo quiere hacer frente a los casos de violencia machista (contra la mujer y contra sectores de LGTBI) que puedan suceder en fiestas, y se activará en las dos fiestas principales del pueblo y en otras que se organicen durante el año. La base será la prevención, como vía de concienciación de los vecinos y vecinas. «Este primer año se informará sobre el protocolo a todos los agentes que participen en las fiestas, por ejemplo, a los hosteleros, y se difundirá entre los vecinos y vecinas del pueblo. Además de eso, nuestra intención es insertar las iniciativas de prevención antes y al comienzo de las fiestas», ha explicado Usandizaga.

Para ello, el protocolo prevé la creación de un grupo promotor: las comisiones de fiestas, el grupo feminista Aizan y el Ayuntamiento serían los integrantes de este grupo dinamizador de las iniciativas. Además, también se creará el denominado grupo difusor, que estaría formado por todas las personas que hayan participado en el proceso, para ayudar a llevar a cabo iniciativas o para realizar convocatorias, cuando el grupo promotor así lo solicite.

En casos de agresiones

El protocolo marca una hoja de ruta para saber cómo actuar cuando ocurre una agresión. «En primer lugar, deberíamos identificar la agresión. Nos vienen a la cabeza las agresiones físicas, pero los tipos de agresiones pueden ser diversos, y debemos ser conscientes de ello», ha añadido Usandizaga. La base de la hoja de ruta es preguntar a la persona agredida si necesita ayuda y apoyarla. Para ello, «le facilitaremos la información que recoge el protocolo y le comunicaremos qué opciones tiene en ese caso». En caso de que suceda en un bar o en una txosna, se prevé que se apague la música y se expulse al agresor del bar. Asimismo, se comunicará lo sucedido al grupo promotor, lo antes posible, y dicho grupo será el encargado de coordinar la respuesta ciudadana, después de recopilar la información pertinente y examinar el caso. Eso sí, en casos de agresiones físicas o en casos en los que se obligue a la víctima a realizar algo en contra de su voluntad, por medio de amenazas, se prevé realizar una comparecencia pública.

El inicio de un recorrido

Una vez finalizadas las dos fiestas principales, el grupo promotor hará pública su valoración, con el objetivo de ir mejorando permanentemente el protocolo. «Queremos que sea el inicio de un recorrido. La experiencia y nuestro trabajo nos demostrarán cuáles serán los pasos a seguir, pero queremos decir con firmeza que también en Zizurkil NOes NO y que queremos que las fiestas sean un espacio libre para todos y todas».

Fotos

Vídeos