El escape tóxico en las piscinas de Tolosa se produjo por un error humano

Un operario fue a cambiar el envase donde se almacena el cloro y cogió un recipiente que había contenido ácido sulfúrico, lo que desencadenó la nube tóxica que dejó 104 personas atendidas el pasado 4 de julio

EL DIARIO VASCO

El escape tóxico de gas cloro que dejó 104 personas atendidas el pasado 4 de julio en el polideportivo Usabal se produjo por un error humano. El resultado del informe técnico sobre las causas del suceso, que ha sido difundido este viernes por el Ayuntamiento de Tolosa, concluye que la fuga tóxica se desencadenó en un procedimiento no habitual, cuando un operario de mantenimiento de las instalaciones fue a cambiar el envase donde se almacena el cloro porque se había detectado un fuga, por una junta de la llave de paso. El operario procedió a vaciar los 500 litros de hipoclorito sódico que contenía el envase.

"Desgraciadamente, para efectuar el cambio del recipiente cogió otro de 1.000 litros equivocado. Había contenido ácido sulfúrico", han indicado los responsables municipales en una rueda de prensa, en la que han participado la alcaldesa de Tolosa, Olatz Peón; el gerente de Usabal, Asier Martín, y el técnico de la entidad pública Tolosa Lantzen S.A., Asier Bakaikoa.

«El protocolo establecido se cumplió completamente; el polideportivo se desalojó en pocos minutos y los afectados fueron atendidos inmediatamente» Alcaldesa de tolosa

La mezcla de los dos productos químicos produjo una reacción tóxica. "Ambos productos reaccionario químicamente creándose gas cloro, que poco a poco se difundió por el sótano y fue aspirado por el sistema de ventilación de las piscinas interiores. En unos diez minutos, el aire contaminado se difundió por dichas piscinas", han detallado.

La alcaldesa de Tolosa, Olatz Peón; el gerente de Usabal, Asier Martín, y el técnico de la entidad pública Tolosa Lantzen S.A., Asier Bakaiko, en la rueda de prensa de este viernes.

El resultado fue que 104 personas en total resultaron intoxicadas, la mayoría leves. 23 de ellas, sin embargo, necesitaron cuidados especiales y fueron trasladadas a centros sanitarios. Todos los afectados habían recibido el alta a las 24 horas del ingreso. Tras las inspecciones técnicas realizadas, y la comprobación de que el aire ya estaba limpio con todas las garantías, el polideportivo abrió al día siguiente del suceso a las 10.00 horas.

El técnico de la entidad pública Tolosa Lantzen S.A. ha destacado la rapidez en la respuesta tras el accidente: "Tanto por parte de los empleados del polideportivo como por parte de las diferentes áreas encargadas de solucionar urgencias. Por tanto, podemos decir que el plan de autoprotección se cumplió satisfactoriamente".

También la alcaldesa ha subrayado que la respuesta dada al accidente fue adecuada: "El protocolo establecido se cumplió completamente; el polideportivo se desalojó en pocos minutos y los afectados fueron atendidos inmediatamente. La labor de los operarios, tanto del polideportivo como de los servicios de urgencia, fue fundamental". Ha expresado su solidaridad a todos los heridos en nombre del Ayuntamiento: "hemos estado próximos a todos, y hemos hablado con muchos. Pueden acudir al Ayuntamiento para cualquier duda o asunto que deseen aclarar", ha añadido.

Tras el suceso, el Ayuntamiento ha obligado a la empresa gestora del polideportivo a adoptar medidas técnicas especiales y complementarias, "aunque ya son bastante estrictas". Así, se aumentará la seguridad con las siguientes acciones, algunas de las cuales ya se han puesto en marcha y otras estarán listas en el plazo de un mes.

Las medidas son:

1. Separar productos incompatibles. (Hipoclorito sódico y acido sulfúrico)

2. Utilizar recipientes de diferente color para cada producto. Duplicar los carteles, colocándolos tanto en el recipiente como en la pared.

3. Identificar los recipientes peligrosos en el sótano colocando carteles visibles por cualquiera.

4. Llevar los recipientes inservibles o fuera de servicio al lugar adecuado para su reciclado. Todos los recipientes deber estar identificados.

5. Hacer constar por escrito el procedimiento de manipulación de productos peligrosos. El mismo debe estar en conocimiento del personal de mantenimiento y de la gerencia.

6. Dar una formación específica y exhaustiva sobre la manipulación de productos químicos al personal responsable de la limpieza de manenimiento.

7. Sacar los sistemas de ventilación fuera del sótano.

8. Instalar una sonda de detección de gases tóxicos en el sótano y conectarla con el sistema de alarma.

9. Instalar un sistema manual de alarma en la recepción del polideportivo, conectada a la megafonía, que dé un mensaje autómatico. Para avisar de este modo a cualquier usuario que se encuentre en los vestuarios o en otro lugar cerrado, que debe abandonar las instalaciones. Por ejemplo: “Se ruega que desalojen las instalaciones. Esto no es un simulacro. Ha ocurrido un percance y para garantizar su salud diríjanse hacia la salida”.

En los próximos seis meses, además, se prevén cuatro acciones de mejora en el plan de autoprotección del polideportivo y además, cualquier otra acción correctora que se acuerde con los difernetes departamentos de la administración, han concluido los responsables municipales.

Temas

Tolosa

Fotos

Vídeos