«En plena carrera veía que superaba con creces las marcas fijadas y que podía alcanzar el reto»

Jon Aizpuru felicitando al ganador, Javi Domínguez.
Jon Aizpuru felicitando al ganador, Javi Domínguez. / JUANTXO UNANUA

«En algunos tramos fui por delante pero en ningún momento tuve una ventaja amplia ni me vi llegando en primera posición a Beasain». Jon Aizpuru Segundo puesto en la clasificación general de la Ehunmilak y además primer goierritarra

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Ha sido su segundo podio en la Ehunmilak, pero ha adelantado posiciones y mejorado -y mucho- sus cronos personales. El año pasado quedó tercero en la clasificación general de la Ehunmilak, la ultratrail beasaindarra de 168 kilómetros. Esta año ha sido segundo (23h14:38) y ha rebajado su crono ni más ni menos que en 1 hora 40 minutos, con respecto a la carrera de 2016. Se trata del joven corredor beasaindarra Jon Aizpuru.

-¿A qué sabe ese segundo puesto que consiguió en la Ehummilak el pasado fin de semana?

-El segundo puesto sabe muy bien. De todas maneras, me quedo más con el tiempo que invertí en realizar el recorrido antes que con el puesto. Ya antes de salir consideraba el tiempo del año pasado un tiempo muy bueno (24h54:39) y ahora me encuentro que he sido capaz de mejorarlo. Me quedo con eso.

«Me preocupaba que los rivales hubieran reservado energías para la parte final»«Las carreras generan un estrés que hay que saber gestionar, y no es nada fácil»

-El viernes, en línea de salida, llevaría en mente el objetivo de mejorar el crono de 2016, pero de ahí a rebajarlo en 1h40: y encima lograr el segundo puesto... ¿Dónde estuvo la clave?.

-El año pasado al terminar la carrera me quedé con la sensación de que tenía capacidad de poder hacer una Ehunmilak en un tiempo de 24 horas y 30 minutos. Creo que el año pasado cometí algunos despistes en cuanto a la alimentación en carrera y que eso me pasó factura en la fase final de la carrera. Me quedé con esa sensación y una de las razones para volver a repetir la carrera fue eso mismo, el intentar alcanzar ese objetivo. Una vez en carrera, las marcas que tenía fijadas las iba superando con creces y veía que podría conseguir el reto. Además, contar con la referencia de Javi Domínguez no hacia más que reafirmarme en que el objetivo podía ser alcanzable a no ser de que sufriera un bajón durante la carrera. Por suerte, no hubo que lamentar ningún tipo de 'bajonazo' y pude cumplir con el objetivo.

-¿El factor meteorológico pudo ayudar a aminorar los tiempos?

-Creo que podemos estar contentos con el tiempo que tuvimos durante todo el fin de semana. Las previsiones no eran nada buenas y creo que tuvimos suerte. En algunos momentos, con la niebla, tenía dudas con respecto a un posible problema estomacal pero tuve suerte y no tuvimos que echar mano del chubasquero. De todas maneras, durante toda la carrera además del material obligatorio en la mochila metí un par de guantes, manguitos, gorro de invierno, etc. En el monte hay que ir siempre bien preparado e ir bien equipado es importante. Doscientos cincuenta gramos más de peso en la mochila tampoco son tantos y no van hacer que llegues mucho más tarde a meta. Es más, quizás esos 250 gramos de más sean los que te ayuden a terminar la carrera.

-En algunos tramos de la carrera usted fue primero. ¿Pensó que la prueba podía ser suya?

-Es cierto que en algunos tramos fui por delante pero en ningún momento tuve una ventaja amplia ni tampoco me vi llegando en primera posición a Beasain. Aunque muchos me preguntan por mi lucha con Javi Domínguez lo cierto es que estaba más preocupado por los compañeros que venían detrás. Es cierto que tenía una ventaja de una hora con respecto a los rivales que venían por detrás (ventaja que parece más que suficiente para relajarse pero en carreras de montaña no es tanta ventaja), pero me preocupaba que hubieran reservado energías para la parte final y terminaran rebasándome en los últimos kilómetros. Finalmente, en Mutiloa me indicaron que las referencias eran más que suficientes para tener una llegada tranquila.

-¿Cómo fue el previo a la carrera, los dos días anteriores a la EHM?

-Los días previos a la carrera siempre son peculiares. Sobre todo cuando se trata del objetivo del año. En mi caso, traté de abstraerme al máximo y deje todo planeado desde el fin de semana anterior. Es importante hidratarse y alimentarse bien durante los días previos y es un detalle que cuidamos bastante en esos días. Lo demás, comparado con otros años, aunque es cierto que estaba más inquieto de lo normal tampoco estaba tan nervioso como en ediciones anteriores. Al final, con el tiempo te das cuenta que solo se trata de correr y que los días importantes son otros.

-¿Suele participar en otras carreras de montaña?

- No soy una persona que suela participar en muchas carreras. Muchas personas me preguntan por mi calendario y les sorprende lo poco que suelo competir, tanto por el número de carreras, como por el volumen de kilómetros de esas carreras. En mi caso, considero que es mejor competir cuando realmente apetece y no obligarse a correr carreras pensando en que es lo mejor. Lo mejor es salir al monte con ganas de 'achucharse' un poco, las carreras generan un estrés que hay que saber gestionar, y no es nada fácil.

Más

Fotos

Vídeos