Una plaza para la andereño Ixabel

Con los del 72. La andereño Ixabel Olano con sus alumnos en una clase en plena naturaleza. /
Con los del 72. La andereño Ixabel Olano con sus alumnos en una clase en plena naturaleza.

La decisión fue adoptada por unanimidad en el pleno celebrado ayer juevesLa placa se descubrirá en un acto público a celebrar este domingo a las 12.00 del mediodía

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Es un tema que llegaba en el correspondiente orden del día a la sesión plenaria que ayer al atardecer celebró la Corporación Municipal. Obtuvo la aprobación por unanimidad, los 17 ediles dieron el sí a la propuesta que llegaba desde el equipo de gobierno. Es un reconocimiento a una labor callada, del día a día, de la que se vieron beneficiados generaciones de beasaindarras.

Una labor iniciada en tiempos más que difíciles en los que hubo de sortear los grandes muros de la legalidad vigente hace más de 50 años y que en ocasiones parecían ser infranqueables. Finalmente el sueño se hizo realidad y un 7 de enero de 1965, con 23 alumnos, se ponía en marcha la ikastola de Beasain que tuvo como primera andereño a la beasaindarra y maestra Ixabel Olano Segurola, nacida en 1925 en la casa Aranezar.

Criterios de igualdad

En reconocimiento a esa labor realizada en favor del euskera durante todos los años de su andadura llegaba al pleno de ayer la iniciativa de poner el nombre de 'Ixabel Olano Segurola Plaza' al actual espacio ubicado entre las calles Errekarte, Karobi e Igartzaoleta.

La propuesta del equipo de gobierno, aprobada por unanimidad de todos los ediles, se basó «en criterios de igualdad y persigue el objetivo de nombrar los espacios locales que actualmente se encuentran sin denominar. De esta manera, se ha asignado a un espacio público el nombre de una andereño, muy popular y una de las principales impulsoras del euskera en la localidad».

Aquella primera ikastola

Los primeros pasos, previos a la apertura de la Ikastola, se dieron en 1964 con la creación de una comisión integrada por Juanito Erguin, Josetxo Zufiaurre, Juanito Agirre, Carmelo Olano, Manolo Dorronsoro y el párroco don Segundo Dorronsoro.

Contactaron con Ixabel Olano, que tenía el título de Magisterio y ya había ejercido en el barrio Anda-tza, de Aia, y de esta manera se convirtió en la primera andereño. «Yo dije que sí prácticamente sin dudarlo», señalaba la propia Ixabel a DV en un reportaje realizado con motivo de los 50 años de su puesta en marcha. En el caso de Beasain, los bajos de la sede de la Acción Católica, en la calle san Ignacio, 7-9, fueron la primera sede de la ikastola. «Los chavales solían estar sentados sobre una alfombra, sin baños, con orinales, con goteras, humedad y un cubo grande. No teníamos medios y mucho menos dinero, pero sí la ilusión, a raudales, que podía con todo», recordaba la que fue primera andereño de la Ikastola, un proyecto que fue creciendo, y mucho, con el paso de los años.

Más

Fotos

Vídeos