«Mi mayor ilusión, ver debutar en el ring a uno de los jóvenes que preparo»

José Mari Arrizabalaga se inició en el deporte del boxeo con 17 años. «Un día vio un anuncio en prensa en el que se hablaba de la necesidad de contar con boxeadores. «Fui a la Federación que entonces estaba en Trintxerpe, allí di mis primeros pasos y pasamos a Anoeta. No olvida su vida de pugilista. «Mi primer combate fue en Irun y acabó siendo nulo». Le llamaron de la selección española. «Boxee en Francia contra el campeón del país vecino en categoría aficionados». No olvida los de Azkoitia, «allí tuve 8 combates de los que 6 gané por KO». En Eibar dio el salto al profesionalismo, «peleé contra un marroquí y le gané por KO».

Arrizabalaga no olvida el combate organizado en su Astigarraga natal, «allí todo el público tenía conmigo, mi rival fue Jon González, su mote era 'Puñales' y el ambiente era extraordinario. Gané por abandono del rival». Recuerda, cómo no, su último combate en Ordizia contra el cántabro Flores, «le gané por puntos». Este deporte iba amenos y lo dejé, el promotor se largó...».

Para este exboxeador la preparación física «es fundamental, algo que antaño no se trabajaba». Con melancolía rememora que por motivos diversos no contó «con la preparación adecuada, no tenía detrás un apoyo, equipo, etcétera». Tiene claro que «en tres meses no puedes preparar a un boxeador para plantarle en el ring. Para hacer un papel digno al menos se necesita un año de muy buena preparación física y entrenamientos». Su mayor ilusión es «ver en el cuadrilátero» a uno de los jóvenes que prepara.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos