Jiménez: «Las letras de cada uno de mis temas musicales expresan algo diferente»

Ander Jiménez o 'Jimmy Muelles', hoy actúa en Igartza.
Ander Jiménez 'Jimmy Muelles', cantautor beasaindarra

Hoy a las 22.00 horas, actuará en el patio del Palacio de Igartza donde presentará su cuarto disco 'Ladridos de pájaro'

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

En el marco de las 'Udako gauak' del ciclo Igartza Musika, el patio del Palacio de Igartza, acogerá hoy viernes, a partir de las 22.00 horas al cantautor beasaindarra Ander Jiménez 'Jimmy Muelles', presentando su cuarto disco 'Ladridos de pájaro'. Espera que en el Palacio puedan tocar más grupos locales. La entrada, como a todos los conciertos del ciclo, es gratuita.

-¿Dónde y cómo fueron sus inicios? ¿Cuántos años lleva en el mundo de la música?

-En 2001 montamos un grupo de música punk llamado Sobredosis de Mistol, yo tocaba la guitarra. Cuando lo dejamos, allá por el 2004, seguí tocando y mi hermano me animó a ofrecer un concierto en la casa okupa Pikuondo de Beasain, pero esta vez en solitario y con la guitarra española. Fueron canciones propias que se me iban ocurriendo y tocaba en casa, entonces el estilo seguía siendo punk pero tocado en acústico.

-¿Detrás de 'Jimmy Muelles' quién está?

-Detrás de 'Jimmy Muelles' está toda la gente que me ha ayudado desde que empecé, enseñándome cómo hacerlo, los colectivos y personas que me han permitido tocar en sus espacios (gaztetxes, bares, etcétera), y de diferentes formas. Me han ayudado con la difusión de mi música. Al poco empecé a tocar con Ibai, que me acompañaba con la percusión, pero me fui a estudiar fuera y nuestros caminos se separaron.

Punk en acústico

-Es cantautor de mucho recorrido. ¿Hacia dónde ha evolucionado la música que realiza? ¿Dónde encasillaría la misma? ¿Su voz, de qué instrumentos se ve acompañada?

-Cuando empecé las canciones tenían un estilo punk, pero tocadas en acústico. Han pasado muchos años y la forma en que las hago ha cambiado. Intento trabajar más las melodías y cuidar un poco más la voz, hay más arpegios, etcétera. Arkaitz Carrasco, que fue con quien grabé este último disco, hizo unos arreglos que fueron interpretados por un trompetista y un chelista en la grabación. Este último, Gabriel Mesado, estará conmigo este viernes en Igartza, será el primer concierto que ofrezcamos juntos. Creo que con su presencia la música gana mucho, se llena el ambiente y la expresión se eleva al cubo.

-Es también autor de los textos de sus melodías. ¿Qué desea expresar en sus temas,? ¿Tienen algún tipo de mensaje?

-Yo escribo las letras, y surgen en algún momento de inspiración por algo que ha pasado, o he leído, o me han contado. Cada canción expresa algo diferente, en este último disco hablo de una choni; de un potro que muere al nacer; de un preso que no puede suicidarse; de la explotación laboral; de una yonqui; de una niña que no tiene muchos amigos, etcétera.

-¿Tienen algún tipo de mensaje?

-De algún modo intento subrayar la conflictividad social existente, en historias que aparentemente no tienen connotación política. Creo que la política atraviesa muchos aspectos de nuestra vida, está en todos lados, salvo en el Parlamento, ahí no hay de eso.

-Presenta su cuarto disco 'Ladridos de pájaro'. ¿Cuántas canciones acoge? ¿Sigue la línea de su primer CD o es diferente en música y letras?

-Son diez canciones, me acompaña un chelo y una trompeta. Se puede decir que es bastante diferente de los otros (hay gente que me ha dicho que este disco no le gusta, jeje), las melodías están más elaboradas y las letras, aunque sigan denunciando, quizá son más sutiles en ese aspecto. Está más cuidado.

-Su concierto llega de la mano del ciclo 'Igartza Musika', ¿Cómo lo ve en ese marco? ¿Tiene más actuaciones comprometidas de cara a los próximos meses?

-Me parece muy bien que me hayan llamado desde el Ayuntamiento para tocar precisamente ahí, en ese edificio. Está muy bien que el Ayuntamiento ayudé a los músicos y cree las condiciones donde se pueda dar la cultura. Pero todavía conozco al menos a diez grupos musicales en el pueblo que aún no han tocado en Igartza.

Espero que no solo la clásica y el jazz tengan cabida, también lo ha de tener el punk. Hay un montón de chavales que tienen ganas y lo hacen genial.

En septiembre tengo un par de conciertos cerrados, intentaré seguir tocando y haré el esfuerzo por hacerlo bien. Iré avisando a los beasaindarras con carteles en las calles.

Fotos

Vídeos