Cubanos, japoneses y obispos pisaron la popular sociedad

Si la primitiva sede de la pelotazale Murumendi estuvo en lo que fue el viejo bodegón 'Izkiña', en cuya jornada inaugural contó con la presencia de Carmelo Balda, presidente de la Federación Internacional de Pelota, en 1963 se hacía con la actual sede de la calle San Inazio.

Txoko por el que han pasado personalidades de diferente índole. Desde cubanos de una delegación comercial, que no salían de su asombro al ver la 'socialización' del local, hasta japoneses o los máximos representantes del clero guipuzcoano como el obispo Setién han tomado asiento en la popular sociedad. La pelota, las danzas vascas y la sidra han sido y son los pilares de su actividad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos