La Cabalgata pudo con la desafiante lluvia

Saludo. Melchor saluda a una pequeña beasaindarra./
Saludo. Melchor saluda a una pequeña beasaindarra.

Melchor, Gaspar y Baltasar, escoltados por 150 antorcheros, fueron de Igartza a la Plaza en carroza. Los txistularis, la Banda de Musika Eskola, la txaranga Koskola y el coro de la kantujira realzaron el tradicional acto

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Estaba anunciado y llegó. Nos referimos al cambio climatológico que trajo de la mano la inoportuna lluvia.

Ayer, día 5 de enero, víspera de la festividad de los Reyes Magos, Beasain, Txilibutxof su organizador, celebraban los 60 años de la Cabalgata, que por vez primera se puso en marcha un 5 de enero de 1958.

A media mañana, sus Majestades, acompañadas de los pajes y el resto del séquito, pasaron por la residencia Arangoiti, entregaron los regalos a los residentes y al mediodía en la plaza recogieron las cartas de los más pequeños, acto que con la lluvia quedó un tanto deslucido.

El tiempo no mejoraba, dependiendo del mismo se activaría un plan alternativo. A primera hora de la tarde, en la reunión realizada en Igartza se decidió que la Cabalgata de los Magos de Oriente cubriría el recorrido inicialmente previsto. Así fue. Pasaron por el centro urbano en sendas carrozas. Repartieron miles de caramelos, adoraron al recién nacido en el kiosko de la plaza, dieron unos consejos a los más pqueños y el acto finalizó cuando los Reyes y sus Pajes, en esa noche mágica, tomaron camino de Seroretxea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos