Arrano elkartea, 25 años en kale Nagusia

En la sede de la sociedad. Una de las comidas del certamen pictórico al aire libre en la sede de Arrano, en Kale Nagusia. / ARRANO ELKARTEA

A lo largo del año organiza potentes actos distribuidos entre los Loinaces y el Otoño Cultural. Llegó a la céntrica nueva sede procedente de la inaugurada en 1984 en al calle Oriamendi

JUANTXO UNANUABEASAIN.

Ha transcurrido un cuarto de siglo, 25 años, desde que Arrano Elkartea abriera las puertas de su sede ubicada en kale Nagusia. Era un 4 de julio de 1992 y el acto inaugural estuvo presidido por el entonces dirigente de Herri Batasuna Jon Idígoras.

Arrano Elkartea ha sido y es una entidad involucrada en el día a día de la localidad. Hay que rebobinar hasta 1984, el año en que se funda la sociedad, en un local de la calle Oriamendi, 5, como ahora, con bar abierto al público y con su local social. Entre los objetivos, ya desde su arranque en los lejanos años 80 del pasado siglo, en su primitiva sede, destacaban además del gastronómico, como en la larga docena de sus entes hermanos de la villa, el de fomentar la cultura vasca y que a su vez fuera un local ligado a la izquierda abertzale, a su actividad.

Sin cuota de entrada

En aquellos inicios, Arrano Elkartea echó a andar con un centenar de socios que hoy superan los 130. Últimamente ha entrado un grupo numeroso de gente joven. Tiene su diferencia con respecto a la gran mayoría de las sociedades: «Aquí no cobramos cuota de entrada, únicamente se paga la mensual», señala Bixente Apalategi, socio veterano de la entidad.

Ya desde sus inicios «la implicación del ente en la vida sociocultural fue intenso», destacaba Karlos Fernandino y según transcurrían los años fue 'in crescendo'. Lejos queda aquella víspera de la festividad de San Juan del año 1986, cuando la figura mitológica de Mari fue eje de una obra de teatro, representada en la plaza Barrendain y que cedería el testigo a la actual bajada de Mari, que organiza Arrano.

Faceta cultural

Las actividades que con el paso de los años fueron multiplicándose hoy forman parte del gran abanico que acoge las tradiciones culturales de la villa. La organización de las mismas corre a cargo «de un grupo de trabajo, al margen de la Junta Directiva de turno, pero ésta siempre nos apoya en la organización de las actividades», comenta José Ramón Iraola 'Txurdo'.

Además, con el paso del tiempo, esta faceta también ha ido evolucionando. Un ejemplo claro es el del antaño concurso de 'Bertsopaperak' que ha desembocado en la 'Bertsomovieda' actual. Ahí está también, con mucha vida, el programa de actividades ligadas al mundo baserritarra del martes de Loinaces, la cita con los bertsolaris de ese día y el festival ligado al bertso enmarcado en cada 'Otoño Cultural' así como el Certamen de Pintura al Aire libre, la Bajada de Mari del primer viernes de Loinaces que atesta la plaza y sus alrededores, o el campeonato de Mus Relámpago, todos ellos actos de aceptación multitudinaria. A éstos se suman las antaño organizadas muestras de setas en la otoñada y de hierbas medicinales.

Las herriko tabernak

Al margen de estar implicados de lleno en la vida socio cultural de la villa, estos 25 años de recorrido en su sede de Nagusia no ha sido a través de un camino de rosas. En mente de todos ellos, y especialmente de quienes lo vivieron en directo, permanece el registro y clausura del local en la tarde-noche del 15 de octubre de 2007, cierre que se prolongó durante más de 2 años y en el posterior juicio contra las herriko tabernak, más de un centenar, entre ellas la del municipio, que están abocadas al cierre definitivo que emana de la sentencia de la Audiencia Nacional de julio de 2015. Apalategi explica que pusieron «un recurso en Estrasburgo, pero...» y matiza, «la sentencia de la Audiencia Nacional puede ser ejecutable en cualquier momento». A pesar de esta realidad con sus dosis «de inseguridad por desconocer a ciencia cierta qué puede pasar», la vida, el día a día en Arrano elkartea discurre con total normalidad. Eso sí, no olvidan «la ayuda y el apoyo» que tuvieron en aquellos momentos de los beasaindarras, del ayuntamiento, y entidades de la villa.

Más

Fotos

Vídeos