50 años del primer ensanche de la Portería

Las viviendas recien construidas en el nuevo ensanche, en 1967, y un vehículo junto a las mismas. / BEGUE

Trajo el levante de las viviendas de las nuevas calles de Ntra. Sra. de Aránzazu y Mateo Mujika. Hasta entonces el barrio de la Portería arrancaba en Olaran y finalizaba a la altura de la capilla de CAF, y en ese entorno, los caserios Ezkiabaso Ezkiaerdi y Ezkia txiki

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Ahora que los cambios urbanísticos planean sobre el corazón del barrio de la Portería, con el proyectado derribo de los edificios de CAF que en unos años cambiará la foto de la zona, hace ahora medio siglo esa popular barriada vivió otro significativo cambio.

Hace ahora 50 años, mediada la década de los años sesenta del siglo XX, el considerado barrio o casco urbano de la Portería, de manera silenciosa, asistía, con no poca sorpresa, al crecimiento de sus límites naturales. Las campas traseras del mismo, junto al caserío Ezkiabaso, fueron tomadas por las excavadoras y maquinaria pesada. Los vecinos de la barriada de la Portería (José Miguel Iturrioz, desde el cuartel, y Olaran, hasta la Capilla). Sus vecinos fueron viviendo el día a día del crecimiento de la popular e idiosincrásica barriada, en los bloques de viviendas que pasaría a formar parte de las calles Aranzazu y Mateo Mujika. Éste sería el 'ensanche de la Portería'.

Los tres caseríos

Hasta entonces ese barrio de la Portería-Ezkiaga estaba formado por dos hileras de viviendas que partían desde la fábrica de Olaran por un lado y desde la casas de los obreros de CAF, anexadas a la Portería principal de la empresa, por otro, y que finalizaban en la Capilla de la empresa. Tras ellas, y hasta los límites con Ordizia, además de la carretera, todo eran campos de labranza, y tres caseríos: Ezkiabaso, Ezkiaerdi (caserío blanco) y Ezkiatxiki (caserío negro) entre las amplias y llanas tierras de labranza.

Los nuevos bloques se levantaron promovidos por la entonces muy activa Asociación de Padres de Familia, dando solución al entonces acuciante problema de la falta de vivienda. Fueron los primeros bloques de viviendas levantados en base a cierto orden y lógica urbanística, que en el transcurso de los años fue olvidada, concretamente en lo que respecta al desarrolo urbano del resto de la barriada hasta los límtes con Ordizia.

El bloque de viviendas de la primera fila no estuvo exento de problemas, y para dar solución a los mismos se utilizaron novedosas técnicas que, a la postre, dieron muy positivo resultado.

Cincuenta años más tarde, la foto de esos bloques viene mutando, eran viviendas como la gran mayoría de las construidas hace 50 años, que carecían de ascensor.

Medio siglo más tarde la colocación de estos elevadores con acceso a las viviedas, a través de los balcones, es la última de las novedades incorporadas. A ésta hay que sumar el recien inaugurado ascensor público que une las calles Iturrioz y Zazpiturrieta, facilitando el acceso a las mencionadas calles construidas ahora hace 50 años.

Más

Fotos

Vídeos