50 años del cierre de Bernedo

La fábrica. Forjas y Funciones de Bernedo ubicada en el solar que hoy ocupan el Centro de Salud y el aparcamiento público. / BEASAINGO PAPERAK 100 AÑOS DE HISTORIA EN IMÁGENES
La fábrica. Forjas y Funciones de Bernedo ubicada en el solar que hoy ocupan el Centro de Salud y el aparcamiento público. / BEASAINGO PAPERAK 100 AÑOS DE HISTORIA EN IMÁGENES

Fue fundada por Víctor Bernedo en sociedad con Patricio Etxeberria y Patricio Elorza de Legazpi. Abrió la fábrica en Beasain cuando logró la patente de la empresa sueca inventora de las llaves inglesas para fabricarlas en el Estado

JUANTXO UNANUA BEASAIN.

Beasaindarras que ya peinan canas y que dejaron gran parte de su esfuerzo en aquella empresa que no llegó al medio siglo de vida, recordarán con tristeza la fecha de hoy, 20 de agosto. Justamente, en esta misma fecha hace 50 años, en el 1967, bajaba la persiana para siempre la empresa Forjas y Fundiciones de Bernedo. Este cierre, todo un trauma para el Beasain de los años sesenta, dejó en la calle a más de dos centenares de hombres y mujeres que empleaba, y estaba ubicada en el solar que da nombre al popular aparcamiento .

Cierre al que esta página hace unas semanas dedicó un reportaje en el que tres de sus trabajadores revivieron aquella triste fecha de la historia fabril de Beasain.

Pero, por otro lado, cabe destacara la persona que fundó y creó la popular empresa y que fue además alcalde de la villa en tiempos de la República. Para ello nos valemos del relato histórico de este centro que estuvo enclavado prácticamente en el foco de la trama urbana.

Señala que D. Víctor Bernedo Zufiaurre «tuvo un taller mecánico en Francia y en el primer tercio del siglo XX logró de la empresa sueca inventora y fabricante de las llaves inglesas, la patente para poder fabricarlas en el Estado español».

Bernedo cerró su empresa en Francia con objeto de abrir una en Gipuzkoa, para la que formó sociedad con Don Patricio Echeverria y Don Patricio Elorza, de Legazpi, siendo Bernedo propietario del 51% de la empresa y los otros dos socios del 49%.

«Bernedo no tuvo tiempo de vender el pabellón industrial que tenía en Francia, lo donó al gobierno francés, para que con el producto de su venta ayudara a los huérfanos de la primera guerra mundial. El gobierno francés le condecoró con una medalla honorífica».

Con producción íntegra

En el histórico de la empresa de llaves inglesas en Beasain, arrancó «con producción íntegra, partiendo de la chatarra que se compraba, pues disponía de talleres de fundición para obtener el hierro, de forja para la estampación de las piezas, y de mecanización para la terminación de las llaves, así como su pulido y envasado».

A los pocos años, los dos socios de Legazpi, señores Echeverria y Elorza, decidieron crear sus propias fábricas en su pueblo natal y «pidieron al Sr. Bernedo la parte económica correspondiente a su 49%». El capital de los tres estaba invertido en la fábrica, por lo que el Sr. Bernedo tuvo que buscar un nuevo socio inversor para poder saldar a los anteriores. Lo encontró en la familia Arana, de Beasain, que estuvo dispuesta a entrar en el negocio aportando el capital que suponía el 49% de los socios salientes. Pero pusieron como condición que les reconociera oficialmente la posesión del 51% de la empresa, y al Sr. Bernedo no le quedó más remedio que aceptar».

Sistemas obsoletos

La fábrica de Forjas y Fundiciones de Beasain, Sucesores de Bernedo y compañía, siguió trabajando dirigida por ambas familias propietarias «sin que se hubiera modernizado el sistema de trabajo y la maquinaria de acuerdo con los tiempos modernos para hacer frente a la competencia en los diferentes ámbitos de su producción».

Para su mantenimiento se echó mano de «créditos bancarios, que llegaron a hipotecar la empresa y, sin poder hacer frente a estas obligaciones». En consecuencia cerró el 20 de agosto de 1967, dejando en el paro a más de dos centenares de trabajadores de ambos sexos.

Más

Fotos

Vídeos