Diario Vasco

75 años en más 300 fotografías

Las instalaciones. Al menos 60 años separan a ambas fotografías de un taller de la vieja Indar de las actuales en Txara.
Las instalaciones. Al menos 60 años separan a ambas fotografías de un taller de la vieja Indar de las actuales en Txara. / INDAR 75 AÑOS
  • 'Indar-Las raíces del futuro', de Javier Barajas relata su historia en 500 páginas

  • El autor del tomo sobre la empresa beasaindarra definió el mismo como «muy visual y didáctico»

Fue en 2015 cuando la empresa beasaindarra Indar, perteneciente hoy día al grupo Ingeteam celebraba los 75 años de vida e historia, una efemérides que programó diferentes actos, unos institucionales y otros más ligados a los trabajadores de ayer y de hoy y sus familias.

Pero quedaba la asignatura pendiente, la elaboración del libro relatando el recorrido de estos 15 lustros, buena parte de ellos en las instalaciones, en pleno casco urbano, de la avenida de Navarra y los cerca de veinte que la empresa lleva instalada en el polígono Txara, en la zona de Altamira.

Finalmente, Indar ya cuenta con un libro que recoge y relata sus 75 años de historia, en más de 500 páginas. Su autor Javier Barajas, en la presentación del mismo, llevada a cabo en el Palacio de Igartza el 24 de febrero definió como «muy visual y didáctico».

Dividido en dos partes

El nuevo tomo que también forma parte de la historia de Beasain, en el apartado industrial se presenta divido en dos partes. La primera lleva por título 'Una historia de emprendedores (1940-1997)' recoge los tímidos inicios en un pequeño pabellón y sus protagonistas los hermanos Ramón y Paco Ormazabal y Luis, José y Jesús Larrañaga.

Las más de 300 fotografías que jalonan el nuevo tomo, dejan ver el Indar de ayer y de hoy. 75 años de una empresa en el que el factor humano, las personas han sido vitales en el crecimiento de la misma. «Sus fundadores consiguieron aglutinar en torno a ellos a un núcleo de experimentados colaboradores y operarios que pusieron su fuerza de trabajo y conocimientos al servicio de se proyecto industrial. Gracias al esfuerzo conjunto de todos la empresa pudo crecer y llegar a alcanzar hitos cada vez más importantes», señala el autor Javier Barajas en la página 105 del libro.

El relato no pasa por alto el secuestro por parte de ETA, en noviembre de 1983 del entonces Presidente de su Consejo de Administración, José Cruz Larrañaga y de su posterior trágico fallecimiento, en abril de 1997, en plena fase final de las negociaciones para la integración de Indar en el Grupo Ingelectric-Team. «José Cruz Larrañaga era todo un señor que se dejó el alma para salvar Indar y no pudo ver su sueño de convertir a la empresa en una de as más fuertes», recuerda en el libro la entonces empleada de Indar, Pili Mate.

Cambio de gestores en 1997

En julio de 1997 el Grupo Ingelectic-Team empezó con la gestión directa de la factoría beasaindarra.

Sería el 27 de octubre del año 2000 cuando se inauguró la nueva factoría de Indar en Txara un «hito clave» para el devenir de la empresa y del grupo, dejando para la historia las obsoletas instalaciones fabriles y también para el desarrollo urbano ordenado, de Beasain, en esas áreas urbanas.

En pleno S. XXI acogió otra gran expansión, creció notablemente en el solar de Txara donde 77 años después de su fundación alberga más de 700 trabajadores.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate