Apuesta por la mejor depuración del agua

Durante la inauguración los asistentes pudieron conocer la antigua y la nueva depuradora. /  BELAUNTZARAN
Durante la inauguración los asistentes pudieron conocer la antigua y la nueva depuradora. / BELAUNTZARAN

La fábrica de papel Ahlstrom-Munksjö inauguró ayer su nueva planta depuradora

ELISA BELAUNTZARAN BERASTEGI.

El barrio berastegiarra de Eldua fue escenario ayer de la inauguración de la nueva planta depuradora de la fábrica Ahlstrom-Munksjö. Al acto acudieron Elena Moreno Zaldibar, viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco; Tomas Wulkan, vicepresidente de la división Decor de Ahlstrom-Munksjö;, los alcaldes de Berrobi Iñigo Aiertza, de Elduain Jose Angel urkizu y de Berastegi, Amaia Azkue; así como Juan José Odriozola, director industrial y Aitor Mier, HSE manager de la empresa de Eldua, Santiago Alves y Gorka Zalakain, director miembros de la empresa Veolia, entre otros. La planta Ahlstrom-Munksjö paper a lo largo de su historia ha elaborado diferentes gamas de papel. En la actualidad fabrica papel decorativo, base para la elaboración de los laminados empleados en suelos y mobiliario entre otros.

El uso del agua en la empresa de Eldua es clave en la elaboración de todos sus productos y aunque ya disponía de una planta con un tratamiento primario fisioquímico donde se trata antes de ser vertida al río Zelai, en 2016 comenzaron con las obras de la nueva Edari. La planta depuradora fue finalizada en 2017 y cuenta con una capacidad de 200 metros cúbicos a la hora con la tecnología más puntera para la depuración biológica y para la clarificación del agua que ha desarrollado la empresa Veolia. Este proyecto permite a la empresa de Eldua «anticiparse a las nuevas exigencias medioambientales de acuerdo con los estándares» que según explicaron ayer los representantes de la empresa responden «al compromiso y concienciación ambiental del grupo».

La primera de Gipuzkoa

Ayer la inauguración de la nueva planta depuradora de la fábrica de Eldua mostró la apuesta de la misma por el cuidado del medioambiente, pero el compromiso ecológico de la empresa comenzó hace muchos años. «En 1978 se instaló la antigua planta depuradora en Eldua. Fue la primera planta de este tipo en toda Gipuzkoa y como en aquel momento, fábrica Ahlstrom-Munksjö ha apostado por llevar a cabo esta impostante inversión motivados una vez más por el cuidado del medioambiente».

Las imágenes de los ríos de colores y espumosos que se podían ver en Tolosaldea todavía están grabadas en las retinas de sus habitantes, aunque «se ha transformado, y aunque hay qué hacer todavía la mejoría de la economía ha llegado en la mejora en el cuidado del medioambiente. La actividad industrial es compatible con el cuidado de la naturaleza, y esta depuradora es un claro ejemplo de ello porque la apuesta pública y privada en Euskadi está enfocada en este sentido» destacó Elena Moreno Zaldibar, viceconsejera de Medio Ambiente del Gobierno Vasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos