Diario Vasco

Desde Arribe a País de Gales, pasando por Donostia y Bergara

Juan Gorriti, rodeado de sus compañeros de creación, junto a una de la obras de su última exposición.
Juan Gorriti, rodeado de sus compañeros de creación, junto a una de la obras de su última exposición.
  • El escultor navarro, Juan Gorriti ha acercado Aralar con su arte a miles de personas y ahora se prepara para hacerlo en Europa

Es conocido que Juan Gorriti casi no descansa, o al menos su mente siempre está maquinado o creando una nueva obra de arte. Gorriti asegura que Aralar, las Malloak, son su fuente de inspiración y que sus puertas y ventanas siempre están abiertas para todo el mundo y precisamente, allí cerca de casa, casi tocándolas con sus manos, el escultor navarro cuenta con una fuente de creación inagotable.

Gorriti ha tenido un verano muy ajetreado. Desde que inaugurara a finales de junio, el día de San Pedro, su enorme muestra, 'Aralar Itsasmira', en el palacio de Miramar de Donostia no ha parado. Juan reconocía que quería acercar y unir Aralar con el mar y la capital guipuzcoana le ofreció un escaparate inmejorable para fusionar la naturaleza verde y gris de las Malloak con el azul del mar y el añil, que el navarro ha convertido en su color más querido. Las grandes obras colocadas en el exterior y las cientos de piezas instaladas en el interior del palacio lograron encandilar a los miles de visitantes que se acercaron a conocer la muestra del escultor navarro.

Gorriti no presentaba en Donostia una gran exposición desde 1996. Entonces lo hizo en el Museo de San Telmo. Este año, Juan disfrutó de una magnífcia oportunidad de mostrar su trabajo, que según reconoce le permite experimentar como un niño y crear. Ene esta ocasión, trasladó el mundo de Aralar y del caserío al borde del mar. Para ello, llevó su vaca azul sobre dos troncos de madera, en la cima del bosque, mirando al horizonte con la Concha a sus pies. También estaban presentes los baserritarras y los caseríos. Maderas recicladas, algunas con siglos de historia, se convirtieron en un bosque; una meta de hierba, como un homenaje a la huerta, rodeada de nueve langas y con medio millar de libros colgando desde su cúpula despertaron mucho interés entre los visitantes.

De Donostia a Bergara

Tras varios meses en Donostia y lograr un gran éxito, Juan Gorriti expuso su obra en Bergara. Allí, con motivo de la celebración del KMK16 pudo disfrutar de otra de sus pasiones, crear junto a los más pequeños y jóvenes. Junto a una treintena de alumnos de Aranzadi Ikastola, de Bergara el escultor navarro Juan Gorriti y los payasos Pirritx eta Porrotx pintaron sobre dos murales que se pudieron ver en el Kilometroak 2016.

Estos trabajos sirvieron como símbolos del apoyo del mundo de la cultura y el espectáculo a la fiesta de las ikastolas guipuzcoanas que se celebró a comienzos de este mes.

El patio interior del centro escolar de Bergara se convirtió en un estudio improvisado estudio de creatividad y espontaneidad mientras los alumnos lanzaban pintura sobre los murales. Ese mismo día se inauguraba su exposición 'Aralar Itsasmira'.

La colección de escultura, con la madera y el hierro como materiales centrales, logró despertar el interés de grandes y pequeños durante su estancia en Bergara que se prolongará hasta el 28 de este mes.

La muestra llegó a Bergara de la mano de la Fundación Torre Olaso, que ya colaboró con la UPV para montar la exposición en Donostia. Quedan tan solo unos días para que finalice la exposición en la localidad del Alto Deba.

Después, de la estancia bergararra Juan Gorriti se embarcará en otro gran proyecto, ya que las obras de la exposición 'Aralar Itsasmira', viajarán a País de Gales en noviembre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate