Diario Vasco

«Los pinceles los hago yo mismo con pelo natural de animales»


Estilo oriental. Koldo Cadierno entre dos de las obras que expone en la casa de cultura.
Estilo oriental. Koldo Cadierno entre dos de las obras que expone en la casa de cultura. / ARESTI
  • Koldo Cadierno expone en la casa de cultura la muestra pictórica 'Elogio del bastón'

  • Ha colgado más de una veintena de obras de estilo oriental realizadas con tinta china y agua

La casa de cultura Zelai Arizti acoge desde el pasado jueves y hasta el próximo día 9 la exposición de pintura 'Elogio del bastón' firmada por Koldo Cadierno. El zumarragarra expone más de una veintena de trabajos basados «en la tradición oriental y en los sentimientos del zen».

Papel reciclado, tinta china y agua son prácticamente los únicos materiales que Cadierno utiliza a la hora de pintar. «Pinto sobre material reciclado, papeles que me guarda la gente. Cada uno tiene sus características y me amoldo a ellas». Asimismo, el artista se fabrica sus propios pinceles. «Los hago mal, lo que hace que luego no controle el trazo. No sabes lo que va a salir». Para realizarlos utiliza pelo natural de animales: de jabalies que cazan algunos conocidos o de bueyes de caseríos de la zona. «Les pregunto a los baserritarras cuándo les van a cortar el pelo y les pido que me lo guarden», sostiene. Asimismo, aprovecha una especie de hebra que crece en los cardos que encuentra en el monte o incluso los mechones sintéticos que van perdiendo las escobas.

«La sensación del momento»

Una de las características del arte zen es la rapidez. Las pinturas que se pueden ver en la exposición son «rápidas, la mayoría hechas en una media hora. Se trata de plasmar la sensación del momento. No hay modelo, no hay lápiz... El pincel actúa directamente, lo que pones, ahí se queda. La inmediatez está en la forma de utilizar el pincel». No obstante, Cadierno sostiene que él no es «capaz de sintetizar» tanto como le gustaría. «Se busca el vacío en la expresión, pero yo acabo rellenándolo todo. Soy muy barroco. Habría que hacerlo con menos», afirma.

El hilo conductor de la exposición es el bastón, una metáfora de «la persona que avanza en la vida». Asimismo, el bastón es, junto a la calabaza vinatera o la tetera uno de elementos recurrentes de la tradición oriental. El título de la exposición 'Elogio del bastón' «no quiere decir que cada obra lo eluda directamente. No es más que el arquetipo primigenio». Cadierno sostiene que el bastón, como elemento, simboliza «el viaje, el apoyo, alude a la vida... Es todo lo contrario a estar sentado en el sofá frente al televisor». El bastón «no es la primera herramienta humana, sino que es anterior, existe desde antes que el Homo Sapiens», asegura.

En algunos de los trabajos el bastón aparece representado de forma explícita, mientras que en otras obras se ven «prolongaciones de ese invento» como pueden ser «la muleta o el mango de la azada». También hay «alusiones indirectas, caso del bambú o un árbol con sus ramas, que es de donde sale». El bastón es el protagonista de la exposicón «a modo de símbolo y como una realidad que alude a la tecnología en el ser humano».

Las obras incluyen unos textos cortos. «La mayoría de las veces son obviedades que me digo a mí mismo y las plasmo ahí. La impresión del momento», sostiene Cadierno.

Cursillo de sumi-e

De otro lado, el zumarragarra será el dinamizador de un cursillo de contacto con el sumi-e (técnica de dibujo monocromático en tinta de la escuela de pintura japonesa ) que tendrá lugar en la escuela de Bellas Artes . Las clases comenzarán el próximo día 13 y se desarrollarán cada primer jueves de mes hasta junio. El horario será de 18.30 a 20.30. El plazo de inscripción permanecerá abierto del 3 al 11 de octubre.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate