Diario Vasco

El párroco Bittor Gorria se despide tras ocho años de ejercer su labor pastoral en la villa

Bittor Gorria deja el relevo a Pedro Luis Uranga.
Bittor Gorria deja el relevo a Pedro Luis Uranga. / ARRATIBEL
  • El relevo lo ha cogido el andoaindarra Pedro Luis Uranga

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 80%

Calzado técnico running y trail para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

¡Moda chic y casual a precios increíbles!

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Moda casual para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Sea cual sea tu estilo hay una chaqueta de piel para ti

Hasta 70%

Renueva tus básicos y luce piernas esta temporada

Hasta 80%

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

El párroco de la localidad Bittor Gorria se despidió el pasado domingo, 4 de septiembre, con una solemne misa, en parroquia del Sagrado Corazón de Jesús y de los feligreses, no solo de Amasa-Villabona, sino de otro comarcas de alrededor, tras ocho años de labor pastoral en este municipio y también de convivencia y afectos. En una abarrotada parroquia, la Eucaristía fue celebrada por el vicario del Obispado, Juan Mari Olaetxea en compañía de Iñaki López, párroco de Zizurkil, el propio Bittor Gorria y el que será nuevo párroco de la localidad, el andoaindarra Pedro Luis Uranga.

Bittor Gorria con emoción destaco y agradeció a las personas que han estado junto a él, y en especial a los sacerdotes Ramón Begiristain y Juan Insausti, y afirmó que hay que mirar hacia delante. Tras calificar de un buen «fichaje» al nuevo párroco que tiene 41 años, señaló que dispone de una «óptima ocasión de rejuvenecer el estilo y la vida de esta comunidad: de las celebraciones, de nuestros grupos...». Y le deseó lo mejor. Finalizó subrayando «todo el bien que me llevo entre vosotros y que nunca voy a olvidar».

Antes tomó la palabra Juan Mari Olaetxea. Inició remarcando que «hoy no es un domingo normal para los que estamos aquí. Es un día que tiene un contenido y significado especial para nosotros. Es el relevo del párroco del municipio y es un acontecimiento importante para el funcionamiento de la parroquia». No se olvidó de decir que «debemos mostrar nuestra gratitud a Bittor de tras ocho años de entrega y de servicio». Al nuevo párroco le dijo que a las parroquias de Amasa-Villabona viene a servir, que «significa fidelidad, cercanía, entrega, en definitiva significa amor». Y terminó indicando que «os animo a que no dejemos solo a Pedro». Pedro Luis Uranga ya nuevo párroco de la localidad, en su intervención pidió paciencia: «Me tengo que acompasar a vuestros pasos y conocer las singularidades de este municipio».

La celebración contó además con los bellos bertsos de Txomin Garmendia que alabaron la labor de Bittor sin olvidarse del nuevo párroco. Cinco dantzaris ofrecieron a Bittor Gorria el 'Agurra'. La misa fue cantada por el coro Eresargi, bajo la dirección de Juan Mari Iparragirre y al órgano el sacerdote Ramón Begiristain. Y el colofón fue en el local parroquial del Zatorra donde se ofreció un aperitivo y Bittor recibió un regalo-recuerdo de los feligreses, amigos y compañeros. Y se mostró agradecido con un emotivo «eskerrik asko».