Diario Vasco

Poxpolo ta Konpainia se despide después de veinte años de actuaciones

Desde 1995. Este grupo de amigos formado por ex alumnos de Escolapios comenzó su actividad hace veinte años de forma aficionada, y con el tiempo ha conseguido convertirse en profesional y en una de las agrupaciones infantiles de referencia.
Desde 1995. Este grupo de amigos formado por ex alumnos de Escolapios comenzó su actividad hace veinte años de forma aficionada, y con el tiempo ha conseguido convertirse en profesional y en una de las agrupaciones infantiles de referencia. / FOTOS IÑIGO ROYO
  • El grupo local de payasos actuará por última vez en el Leidor el próximo martes y ofrecerá tres sesiones para poner punto final a su dilatada trayectoria escénica

Despedirse nunca ha sido fácil, pero es inevitable. Poxpolo ta Konpainia, el grupo de payasos más conocido del municipio, ha anunciado recientemente la suya después de una larga historia de veinte años, y tendrá lugar la semana que viene, el día 5 de enero. Lo hará como ellos mejor saben hacerlo, repartiendo alegría sobre uno de los escenarios donde han vivido sus mejores momentos, el del Leidor.

Tras su último disco 'Kantari' y el DVD 'Leidor!' de 2013, el grupo acaba de presentar su último y sexto disco '20 urte, 20 kantu' y su quinto DVD 'Gero arte, laster arte', que recopila algunas de las mejores canciones que han sido versionadas, nuevas canciones que se incluirán en el nuevo espectáculo, y varias otras sorpresas, entre ellas, la de recuperar la voz de Mokolo. El DVD recoge imágenes inéditas de actuaciones realizadas en los últimos años, y ambos se pondrán a la venta el próximo martes 5 de enero en el Leidor, así como en las tiendas de discos habituales del municipio y la página web oficial.

Los tolosarras Iñigo Alustiza, Iñigo Aseginolaza, Miguel Casi, Daniel Gibelalde, Mikel Landa, Juan Urretabizkaia, Joseba Usabiaga e Iker Galarza integran desde hace veinte años la gran familia Poxpolo ta Konpainia. Aunque el grupo comenzó a funcionar de manera oficial hace ya quince años, la primera actuación de la compañía de payasos tuvo lugar de manera totalmente informal en la fiesta de celebración del día de San José de Calasanz, en el frontón del colegio Escolapios, actualmente Hirukide, época en la que los miembros eran monitores de tiempo libre en el centro. Cuentan sus miembros que durante los siguientes cinco años actuaron en las fiestas del colegio como aficionados, recibieron la invitación de participar en la fiesta infantil que organiza la sociedad Veleta en carnaval, y que poco a poco, el proyecto de este grupo de amigos fue consolidánose y cogiendo forma hasta que terminó convirtiéndose en una compañía de payasos profesional. «Disfrutábamos mucho entre amigos, no teníamos canciones propias y creamos nuestro repertorio basando en canciones típicas como 'Ikusi mendizaleak' o 'Arantxantxan'. Ese fue el comienzo de nuestra historia. Pasados cinco años, decidimos embarcarnos en una nueva aventura, esta vez, de manera profesional, con un dossier de presentación, y con el objetivo de visitar pequeños pueblos y actuar en diferentes escenarios y teatros», señalan.

Lacompañía de Poxpolo ha aumentado considerablemente en los últimos años, y eso, en gran parte, tiene que ver con la magia y el buen humor que desprenden sus sketch, tanto en escena como fuera del escenario. Desde entonces, los ahora ocho integrantes, algunos actores y periodistas, cuentan con colaboraciones puntuales de bailarines de Udaberri, cantantes y músicos profesionales locales, acróbatas, familiares, amigos... en señalados espectáculos, así como en las grabaciones de sus discos y vídeoclips.

Entre la chispa y el carácter travieso de Poxpolo, Iker Galarza se descubre a sí mismo y recuerda los inicios de una historia que a pesar de sus dificultades, ha salido adelante gracias a la ilusión y la dedicación de sus integrantes. «Poxpolo y Mokolo -los nombres como los personajes- son nuestro claro reflejo. Recuerdo cómo Iñaki y yo pusimos nombre a nuestros personajes. Fue en la cafetería Iturri de Tolosa. En un principio, nombrábamos los guiones con nuestros nombres. La forma de ser de cada uno era muy distinta, pero nos compenetrábamos tan bien que éramos nuestra media naranja. Nos dimos cuenta de que en la identidad de los personajes, el 'otro' influía y que Mokolo no era tan bueno y apaciguado sin Poxpolo a su lado, de la misma manera que Poxpolo no transmitía esa misma vitalidad sin Mokolo», detallaba Galarza en una entrevista realizada a este diario días antes de una de sus últimas funciones de Navidad.

Punto de inflexión

La muerte de Iñaki Odriozola 'Mokolo' en 2009 marcó un antes y un después en la historia de la agrupación, y según afirmaron los miembros en la rueda de prensa realizada hace varias semanas para hacer pública su decisión, de pronto se sintieron «huérfanos». Sin embargo, el recuerdo de Mokolo, el apoyo y fuerza recibidos por el público y los niños hicieron que la agrupación siguiera su camino a lo largo de estos últimos seis años, esta vez, bajo un nuevo nombre: Poxpolo ta Konpainia. «Es lo que verdaderamente querría Iñaki que hiciéramos y así es como lo hemos hecho», señalan.

Recuerdan sus miembros que la continuación, y a su vez, principio de esta nueva aventura no fue nada fácil para el grupo, que por consiguiente tuvo que explicar la falta de Mokolo a los niños sobre el escenario. Uno de los momentos más emotivos y recordados por el público seguidor, que gracias a su humor inteligente ha conseguido conectar de forma exitosa con el público joven y atraer también al público adulto, fue el vivido en el Leidor en el homenaje a Odriozola.

A lo largo de estos últimos años, el grupo ha publicado seis discos y cinco DVDs, ha cambiado sus protagonistas y renovado los sketch combinándolos con los anteriores, ha protagonizado el exitoso estreno del videoclip 'Aire garbia' para la Semana de la Movilidad de Tolosaldea que no ha parado de recibir visitas en Youtube, y ha tomado como base la temática circense para sus espectáculos con números de humor tradicional de payasos y gag. Muestra de ello ha sido el trabajo de colaboración realizado por Galarza en los últimos dos años en el gran Circo Italiano de los hermanos Rossi, en el que Poxpolo se adaptó a la función del circo con uno de los papeles protagonistas.

A su vez, hace dos años, el grupo de payasos remodeló su nuevo local de ensayos de Tolosa, que en ocasiones ha servido como espacio para la grabación de sus videoclips, ya que cuenta con un trapecio de circo, focos y un equipo de sonido propio instalados en un escenario real. Este nuevo espacio ha permitido a sus miembros mantener una dinámica de trabajo casi diaria de cara a sus actuaciones, que desde sus inicios han sido producción propia.

El tiempo, sin embargo, no ha conseguido borrar la ausencia de su compañero, y aunque el grupo ha realizado diversos trabajos y ha conseguido mantenerse a la altura, ha decidido finalizar su actividad tras una larga trayectoria. Detrás de esa nariz roja de payaso se esconden un sinfín de emociones, vivencias y recuerdos que estos últimos meses se han intensificado. El próximo martes, juntos, pondrán fin a una vida dedicada a hacer sonreír. Mientras tanto, como dice su canción, gero arte, laster arte!