Diario Vasco

La galería GKo muestra la realidad de los bosques y pinos de Canadá

Garikoitz Murua, responsable de la galería GKo, explica el significado de los lienzos.
Garikoitz Murua, responsable de la galería GKo, explica el significado de los lienzos. / IÑIGO ROYO
  • Claire Kujundzic y Bill Horne presentan su pasión por la naturaleza a través de cuadros, grabados y serigrafías

La Galería GKo de Tolosa inauguró el viernes una interesante exposición bajo el título 'Piñudi barrena' (Entre los pinos) de los artistas canadienses Claire Kujundzic y Bill Horne. Garikoitz Murua, responsables de la galería, presenta la muestra, «presentan una serie de trabajos en los que se mezclan lienzos de gran formato, grabados y serigrafías experimentales que evocan la complejidad de los detalles que encontramos, y que hallan los artistas en cada árbol dentro de un bosque. Son en definitiva representaciones del universo mínimo, de contrastes entre luz, sombra, y color en el interior de los bosques de pinos en Canadá».

Tanto como las obras que han traído hasta Tolosa sorprenden los dos artistas. Claire Kujundzic y Bill Horne muestran tal entusiasmo que cuesta no acercarse a ellos. Su historia y vida son dignas de la charla que dieron ayer en la Casa de Cultura. Viven en un pequeño y frío municipio de 200 personas, a 10 horas en coche de Vancouver. Tan tranquilo debe ser su pueblo que al llegar a Gipuzkoa comentan que «para nosotros Tolosa es como una metrópoli». Todo ello dicho con una sonrisa, dulzura y amabilidad que hacen que sus obras gusten antes incluso de saber el porqué de su existencia.

«Árboles en la galería»

Es Claire Kujundzic la que nos hace de guía. Mientras nos explica el origen turco de su apellido, va dando pistas de lo qué significan sus creaciones. «El público encontrará en mi obra un bosque. Árboles que se introducen en la galería. Pinos que nos muestran su belleza, su sufrimiento y su realidad», dice. Kujundzic añade que «en los últimos años mi trabajo ha evolucionado y crecido hasta encontrar su forma, como lo hacen los pinos. De manera natural, bajo los cambios que se dan en su entorno, y con un futuro incierto, pues la naturaleza y los agentes externos siempre juegan un papel fundamental. Crecemos juntos, los pinos, mi obra y por último, yo».

Bill Horne escucha las palabras de su compañera. Su discurso transita por derroteros muy similares, «nuestra relación es estrecha con la naturaleza y deseamos vivir con la inspiración que nos transmite, crear nuestras piezas partiendo de la observación de cada cambio que se da en ella. El medio ambiente es la vida y en los detalles mínimos muestra su huella. Nuestras obras nacen de la naturaleza y para la naturaleza».

Más allá del discurso medio ambiental y artístico, Kujundzic y Horne muestran también su lado más comprometido, «nuestro objetivo es mostrar los cambios de la naturaleza y en este caso el que están sufriendo los bosques de pinos en Canadá a causa de los escarabajos y de la industria maderera. Están acabando de manera fulminante con nuestro entorno», concluyen.

Arte y convivencia

Esta pareja de canadienses no quiere dejar pasar la ocasión de aprovechar su estancia en Tolosa para «llegar a conocer nuevas personas que nos enriquezcan, que compartan con nosotros su experiencia y así crear lazos de unión. Este país nos parece maravilloso y muy cercano. 'Dena oso polita da', comenta Claire en un intento de utilizar frases en euskera. «Están entusiasmados con el idioma y quieren aprenderlo. Han puesto mucho empeño en aprender unos mínimos para comunicarse», señala Murua.