Tu Wifi ya no es segura. Cuatro consejos para evitar ser hackeado

La vulnerabilidad del hasta entonces inexpugnable protocolo WPA2, el más utilizado por los routers para llevar la señal de Internet de forma inalámbrica, ha disparado todas las alarmas

fotolia/
fotolia
IÑAKI JUEZ

La seguridad de la conexión wifi destripada. Así saltaba el lunes la alarma tras conocerse que unos investigadores de la Universidad de Lovaina (Bélgica) habían logrado hackear el hasta entonces inexpugnable protocolo WPA2, el más utilizado por estos dispositivos para llevar la señal de Internet de los routers de las distintas operadoras sin necesidad de cables. Se trata, por su transcendencia, de una de las noticias más importantes, y preocupantes, del año no solo para el mundillo tecnológico. También para el usuario de a pie que se pregunta qué puede hacer para tratar de evitar la amenaza de hackeo que puede poner en peligro sus passwords y claves de cuentas bancarias, además de ser espiados con total impunidad.

«Mi primera medida de protección para evitar ser hackeados sería apagar la Wifi y conectarnos solo a través del cable del modem», comenta Luis Corrons, uno de los responsables técnicos de Panda, la empresa bilbaína famosa por su antivirus. Este experto en seguridad informática sostiene que KRACK, la decena de vulnerabilidades halladas en la forma en la que los dispositivos se conectan entre sí mediante el protocolo WPA2, es «muy grave», ya que afecta a todo tipo de dispositivos que se conectan a través de una señal Wifi: ordenadores, tabletas, móviles y gadgets varios que precisan de un acceso a Internet para poder funcionar.

Eso sí, también hay lugar para las buenas noticias. Y es que, a diferencia de otros ataques masivos que se pueden llevar a cabo desde el otro lado del mundo, Corrons recuerda que el pirateo solo puede materializarse si el hacker se encuentra cerca de la red Wifi de nuestra casa, algo que, por fortuna, no suele ser muy habitual «al no ser que alguien quiera ir expresamente a por ti». Corren mucho más peligro las grandes empresas y las instituciones públicas que utilizan este tipo de conexión inalámbrica cuya información puede ser más atractiva para los piratas informáticos que los datos personales de una personal normal y corriente.

En todo caso, y para evitar el males mayores, el experto de Panda da una serie de sencillos consejos para estar más protegidos tras destaparse este nuevo agujero de seguridad que afecta millones de dispositivos en todo el mundo:

  • 1

Actualizar todo lo que se pueda. A discreción. Desde los routers, a antenas wifi, pasando por ordenadores, teléfonos, televisores... Los diferentes fabricantes de los dispositivos que utilizamos cada día van a lanzar en los próximos días nuevas versiones de sus sistemas operativos que sirvan de muro de contención a esta nueva amenaza. Será la única forma de estar protegidos, aunque la tardanza a la hora de que lleguen estos parches de seguridad, sobre en los móviles Android, puede resultar desesperante. Y eso que empresas como Google, Apple o Microsoft fueron avisadas con tiempo por los citados investigadores para que pudieran solucionar esta vulnerabilidad, así como los fabricantes de los routers. Y eso en el caso de que todavía exista soporte técnico para sus productos.

  • 2

Limitar el número de conexiones de tu red Wifi. En el menú de configuración de muchos routers, se puede establecer el número máximo de dispositivos que pueden conectarse a ella a través de su dirección Mac, que será distinta dependiendo del ordenador o tableta que estemos uilizando. El resto, serán rechazados, aunque conozcan la clave de acceso del mismo.

  • 3

Poner tu red Wifi en modo invisible. De nuevo es una de las opciones presentes en el menú configuración de muchos routers. Una vez que hayamos conectado todos nuestros dispositivos, podemos hacer que la señal inalámbrica pase totalmente desapercibida por otro teléfono o tableta ajenos. Solo nuestros gadgets sabrán identificarla para poderse conectar a ella de forma automática como hasta ahora.

  • 4

Evitar conectarse a Wifis ajenas. Por mucho que pongamos a salvo nuestra conexión, si después enlazamos nuestros dispositivos móviles a una red de lugares como cafés, restaurantes o espacios públicos que nos ofrecen una conexión gratis, también estaremos en peligro si no están debidamente protegidas. Como era ya habitual incluso antes de esta nueva amenaza, Corrons recomienda evitar conectarnos a ella a pesar de lo atractivo que pueda resultar ahorrarnos unos cuantos megas en nuestra tarifa de datos.

Fotos

Vídeos