¿Por qué se me queda sin batería el móvil cuando hace frío?

El temporal de frío y nieve tiene consecuencias inesperadas en algunos smartphones

Varias personas fotografían la bahía de La Concha este miércoles con sus móviles./L. Michelena
Varias personas fotografían la bahía de La Concha este miércoles con sus móviles. / L. Michelena
AINHOA MÚGICASan Sebastián

Si estos días has intentado sacar una fotografía de tu localidad nevada y de manera inesperada se te apaga el móvil, tranquilo es consecuencia del frío, no lo tienes estropeado. Los cambios térmicos afectan al correcto uso de la batería de los dispositivos móviles, las bajas temperaturas 'atontan' el sistema e incluso algunos teléfonos pueden apagarse de manera repentina. «El frío reduce las prestaciones de la batería, ralentiza su funcionamiento y el móvil interpreta las temperaturas bajas como un gasto de batería. El dispositivo electrónico comienza a marcar que el porcentaje de carga de energía es menor que el que en realidad tiene y el dispositivo puede incluso llegar a apagarse repentinamente» explica Héctor Soler, profesor de electrónica de comunicaciones de la Escuela de Ingenieros Tecnun de Donostia.

El 99% de los dispositivos móviles que están en el mercado utilizan batería de iones de litio. Estas generan energía a través de un proceso químico que se produce en el interior de la batería y que el frío ralentiza además de mermar la capacidad de suministrar energía al aparato.

El sistema electrónico del móvil está continuamente pendiente del estado de la batería, si este se ralentiza, su operatividad disminuye. Los dispositivos móviles de alta gama son más propensos a apagarse repentinamente porque poseen sensores de temperatura que tratan de protegerlo, una especie de sensores que vigilan que no se calienten demasiado.

Sin efectos secundarios

La buena noticia es que el frío no daña el estado de la batería. Lo que ocurre es que se produce una pérdida brusca de prestaciones hasta apagarse. La batería pierde capacidad y el teléfono marca un descenso brusco del porcentaje de carga. Cuando la batería vuelve a su temperatura adecuada recupera su normal funcionamiento sin ningún efecto secundario. «Si se apaga el teléfono como consecuencia del frío lo primero que hay que tener es paciencia, después esperar a que el móvil se atempere y por último enchufarlo a la red eléctrica. El teléfono se volverá a encender y recuperará su operatividad normal sin ningún daño», señala Soler.

Así que no te preocupes si la próxima vez que nieve copiosamente y quieras inmortalizar el momento se te apaga el dispositivo móvil. Solo perderas una buena foto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos