Diario Vasco
La mitad de los que se conectan a internet en vacaciones lo hace para subir fotos a redes sociales.
La mitad de los que se conectan a internet en vacaciones lo hace para subir fotos a redes sociales. / Archivo

Tres de cada cuatro españoles planifica sus vacaciones por internet

  • INTERNET

  • Un estudio revela que las redes sociales y los motores de búsqueda son la mayor fuente de inspiración para elegir destino

Internet ha ganado la batalla a los servicios más tradicionales en la búsqueda de vacaciones. Esta es la principal conclusión del estudio realizado por Webloyalty, líder en el desarrollo de estrategias online, que analiza el impacto de la res en el sector turístico. Así, el 75% de los viajeros reserva sus vacaciones a través de canales online, independientemente de sus conocimientos digitales.

Sin embargo, aún existe un 25% de la población que consulta las agencias tradicionales, aunque en la mayoría de los casos para completar su búsqueda en internet. Por ello, el reto de las agencias de viajes es "apostar por la innovación y la multicanalidad para aprovechar ese tráfico de información", dice el informe.

El webrooming, la tendencia basada en buscar productos a través de internet y comprar offline, es cada vez más común. "Los consumidores están cada vez más informados y demandan activamente contenidos que les ayuden a conocer a fondo los destinos antes de realizar la reserva de las vacaciones", dicen los creadores del estudio.

En cambio, las fuentes de información offline siguen desempeñando todavía un papel destacado a la hora de planificar el viaje. Así, siete de cada diez viajeros utiliza folletos, guías y otras fuentes como películas o recomendaciones de amigos para planificar y más tarde reservar sus vacaciones online.

Por otro lado, el servicio de conexión WiFi en los alojamientos vacaciones es un factor determinante para muchos viajeros a la hora de decidir su destino. Según el informe, la mitad de los viajeros que se conectan a internet en el extranjero usan sus 'smartphones' para subir fotos o videos en las redes sociales, mientras que uno de cada tres lo usa para aplicaciones como mapas o mensajería instantánea.