Diario Vasco

«Silicon Valley, donde el fracaso puede ser un éxito»

«Silicon Valley, donde el fracaso puede ser un éxito»
  • De vuelta en Gipuzkoa, dos jóvenes donostiarras relatan su visita a las grandes empresas de Silicon Valley

Ha sido algo totalmente distinto a lo que conocíamos. Yendo a presentar StopApp gracias al programa Santander Yuzz, hemos madurado, tanto profesional, como personalmente. El ecosistema del valle es totalmente distinto al de Europa. Tras unos días de reflexión, hemos podido reflexionar en torno a nuestro viaje.

Lo que más nos ha sorprendido es el hecho de que es indispensable haber fracasado profesionalmente para poder triunfar. A medida que hablas con personas en el valle, te das cuenta de que confían más en ti si les cuentas algún proyecto que no te haya salido del todo bien. Aunque pueda parecer extraño, la inversión y las empresas valoran más positivamente a emprendedores que ya han cometido errores. Asocian directamente la falta de errores a la falta de ambición. Si has sufrido fracasos, en Silicon Valley se vincula estrechamente a que no se ha marcado objetivos ambiciosos en su carrera profesional.

Siempre hemos pensado que trabajar en empresas como Google, Facebook, LinkedIn… es totalmente idílico, sin embargo, puede tener también sus contraprestaciones. Desde fuera, puede parecer un entorno ideal en el que el trabajador se organiza su tiempo, le lavan la ropa y tiene comida gratis; sin embargo, todo está organizado para que el trabajador pase más horas en sus tareas y menos pensando en sus labores. El hecho de disponer de tantos extras en las oficinas de trabajo propicia que estés más tiempo trabajando y tu productividad laboral aumente.

Esa mentalidad sin miedo al fracaso propicia que exista una gran cantidad de emprendedores en el Valle de San Francisco. Se ha convertido en un ecosistema masificado donde reina la competitividad. Esto hace que sea aún más difícil poder ¨sobrevivir”, un alquiler de una habitación cuesta unos 3500$. Por ello, para poder instalarte allí, es indispensable la financiación por parte de un inversor y es muy recomendable asociarte con un cofundador estadounidense.

En Silicon Valley, ¨para vender algo tienes que tenerlo”. Se busca hacer dinero cuanto antes. Sin un producto acabado y listo para escalar, es imposible conseguir una inversión. No se venden ideas, los inversores piden tracción del mercado, es decir, que ya hayas demostrado que es un producto o servicio interesa a tu público y que seas capaz de llevarlo a cabo.

Insisten siempre en que lo más importante es el equipo. Puede que el producto pueda fallar, que el marketing no sea el correcto, o que el mercado no tenga la necesidad, pero con un buen equipo una empresa siempre podrá pivotar y salir adelante. En el valle, se invierte en personas, en profesionales, no en ideas ni en proyectos. Por ello, queremos agradecer desde aquí a nuestros compañeros de viaje, que han sido un gran equipo.

Siendo un ecosistema en el que se puede crecer, tiene sus incomodidades y riesgos. La alta competencia convierte a San Francisco en un ecosistema en el que, para ¨sobrevivir¨, es esencial impregnarte de la mentalidad local. Es una lucha continua y se debe estar mentalizado para ella. Guste o no, para crecer en Silicon Valley es completamente necesario que el pilar central (y casi único) del emprendedor sea el trabajo y el crecimiento profesional.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate