Criptomonedas, ¿explosión o burbuja?

Criptomonedas, ¿explosión o burbuja?
Vida Cyborg

El auge de Bitcoin y otras ciber monedas asusta a los expertos y revoluciona a las empresas de todo el mundo

Jesús Falcón
JESÚS FALCÓN

El bitcoin es la 'criptodivisa' más conocida del planeta digital y cada vez más en el físico, pero no es la única moneda virtual que está cambiando el panorama financiero internacional. Se calcula que existen más de 800 ya, aunque es una cifra que no se detiene. ¿Explosión o burbuja? de lo primero no hay dudas. De lo segundo sí, con posiciones muy encontradas entre expertos en economía y en tecnología.

Para demostrar el auge de estas tecnologías/servicios bastan unos pocos ejemplos. Por empezar, se puede recordar cómo nació la criptomoneda pionera, el bitcoin, cuyo primer bloque reportó a su anónimo autor o autores (un tal Satoshi Nakamoto que hoy al parecer es millonario en ambas esferas de la vida cyborg, digital y física) 50 bitcoins, es decir, menos de dos euros de 2009. Una cifra muy modesta entonces pero que al cambio de hoy serían más de 100.000 euros. Otro -envidiable- ejemplo es el del niño de 12 años que invirtió en bitcoins los mil dólares que le regaló su abuela en 2011 y ahora es millonario. El caso es que en los últimos meses se vive un crecimiento exponencial del peso y circulación de las criptomonedas en todo el mundo, como demuestra el siguiente gráfico:

Evolución de Bitcoin desde 2013 hasta septiembre de este año.
Evolución de Bitcoin desde 2013 hasta septiembre de este año.

Los hechos demuestran el imparable crecimiento de estas monedas que no necesitan metal ni papel (aquí puede verse la evolución en tiempo real de las cien más potentes). Su soporte es la principal cualidad, la que les ha hecho cada vez más populares: códigos cifrados y encriptados. Todo ello es posible gracias a la tecnología 'blockchain', que descentraliza y desintermedia los procesos en un gran libro de cuentas digital en el que se van apuntando todas las transacciones por consenso de las partes y de forma casi instantánea. ¿Dónde quedarán los banqueros o notarios si estas monedas siguen creciendo? Si estos empleos existen dentro de diez años probablemente serán muy diferentes.

La seguridad que ofrecen y su comodidad de manejo en un mundo en el que el dinero en efectivo ya no cambia de manos físicas ayudan a su expansión. Sin embargo algunos expertos están tratando de alertar sobre sus riesgos. El último y más llamativo ha sido esta misma semana, Jordan Belfort, financiero conocido por inspirar la película 'El lobo de Wall Street'. "Las criptomonedas son la mayor estafa jamás hecha", ha dicho. Y sabe de lo que habla pues pasó casi dos años en la cárcel por estafa. "El mayor riesgo está en las ofertas públicas iniciales de criptomonedas (ICO, por sus siglas en inglés), un mecanismo utilizado por startups para recaudar dinero mediante la venta de fichas digitales a cambio de criptomonedas". A diferencia de las tradicionales rondas de financiación, quien compra monedas virtuales a estas empresas emergentes no recibe a cambio acciones, sino que se ofrece canjearlas por dinero físico. "Algunos promotores de ICO están perpetuando una estafa masiva de primer orden para todos. Probablemente el 85% de las personas no tienen malas intenciones, pero el problema es que el 5% o el 10% intentan estafar, es un desastre".

No es ni mucho menos Belfort el único que ha puesto el grito en el cielo por la rápida expansión de las cibermonedas y ya existen alertas de organismos como la Comisión de Bolsa y Valores en Estados Unidos, la Financial Conduct Authority británica o el gobierno chino. En Rusia Vladimir Putin acaba de dar instrucciones para que se regulen por ley estas cibermonedas e incluso para que los 'mineros' (creadores de bitcoins) paguen impuestos.

Más cerca, en un reciente debate celebrado en Madrid, el economista y experto en Bitcoin Félix Moreno de la Cova explicaba que "esta explosión de interés es en gran parte especulativo… veremos lo mismo que en las 'puntocom': una gran explosión de creatividad, con muchas oportunidades para ‘brokers’ y plataformas de negociación y de ahí surgirán los gigantes, aunque por el camino caerán miles".

Lógicamente, también hay dudas sobre su seguridad, pese a que esa es precisamente la fuerte de la tecnología 'blockchain' (un sistema de software distribuido que tiene copias de su código y de sus datos en muchos terminales conectados entre sí directamente). Pero como todo proceso digital, tiene una parte débil, el ser humano. Sobre todo el que no tome las debidas precauciones y abra correos sospechosos o facilite sus claves a desconocidos.

¿Qué es una criptomoneda?

Hay muchas con un denominador común, se trata de monedas electrónicas que no pertenecen ni están controladas por ningún estado, al contrario que las tradicionales. Cada una de estas monedas nace y vive en un sistema de cifrado que la hace ininteligible a receptores no autorizados. El entramado descentralizado que la sostiene garantiza la seguridad de esstas cadenas de número encriptados. Cada código se asocia de manera anónima al dueño de esas monedas. La primera fue Bitcoin, nacida en 2009.

¿Cuánto cuesta un bitcoin?

Su valor fluye según la demanda, para conocerlo hay muchas calculadoras como esta. Actualmente supera los 4.800 euros. Los bitcoin se van creando a un ritmo regular con el objetivo de alcanzar los 21 millones, cifra a la que se calcula que llegará en 2041. Desde que se creó bitcoin (2009) su valor se ha multiplicado más de 50 veces.

Algunas criptomonedas y características:

Bitcoin: Es la principal y pionera, creada en 2009 por Satoshi Nakamoto, nombre bajo el que no se sabe a ciencia cierta quién o quiénes se esconden. No está emitida por ningún gobierno ni empresa y su precio cambia constantemente, como una divisa normal. Los productores (conocidos como mineros) pueden proponer un precio al vender sus bitcoins a los interesados, con los que pactan un precio a través de plataformas online.

Ethereum: Presenta diferencias técnicas relevantes respecto a los bitcoins, además en el caso de esta moneda, medida en Ethers, no hay un número máximo definido sino que se seguirán creando siempre que haya usuarios de la misma. Aunque es mucho más usada, tiene una base más consistente para sustituir a las monedas tradicionales. El uso que hace de la tecnología blockchain permite grandes ventajas como crear contratos inteligentes que aportan mayor seguridad. Nació en julio de 2015.

Metronome: Jeff Garzik, uno de los principales desarrolladores de Bitcoin Core ha anunciado esta semana que lanzará su propia criptomoneda, "más sofisticada que Bitcoin" pues según prometen será capaz de ir saltando entre tecnologías blockchain, algo que hasta ahora ninguna otra moneda virtual era capaz de hacer.

Ripple: Actualmente es la tercera divisa digital con mayor peso en todo el mundo, con características muy diferentes. La principal es que no se trata de una moneda totalmente descentralizada y que está bajo el control de una empresa privada. Una de sus mayores ventajas es que facilita el acceso a cualquier red interbancaria con velocidad para realizar liquidaciones, cambio de divisas y transferencias de forma instantánea, sin intermediarios y a un coste mínimo.

Litecoin: Lanzada por un ex empleado de Google, como una versión modificada del código original Bitcoin.

En busca de Satoshi Nakamoto

Satoshi Nakamoto es el sonoro nombre del autor del sistema Bitcoin en 2008, aunque comenzó a operar y extenderse por la red en 2009. Sin duda es alguien con una alta capacidad intelectual y financiera. Probablemente sea millonario. Pero poco más se sabe de él o de ellos, pues se ha especulado que sean varias personas. Durante estos años han aparecido diversos nombres como sospechosos, fruto de la investigación de periodistas o de fans de esta 'criptomoneda', y también usurpadores, estafadores y calaña semejante que ha intentado aprovecharse del auge y del tirón de Bitcoin. Lo cierto es que aún se desconoce quién está detrás de esta tecnología. Satoshi Nakamoto se comunicó en los primeros momentos de Bitcoin solamente por correo electrónico y redes sociales. Dos años después desapareció sin dejar rastro y actualmente cualquier persona puede utilizar la tecnología que inventó. Su creador en todo caso no podría tener más control que cualquier otro usuario sobre la misma.

Fotos

Vídeos