Ángel Barrio: «Deberíamos ser más precavidos con la información que guardan nuestros móviles»

Ángel Barrio posa en la sede de Euskaltel de Derio, donde trabaja como responsable de seguridad de tecnologías de la información./ALEMANY
Ángel Barrio posa en la sede de Euskaltel de Derio, donde trabaja como responsable de seguridad de tecnologías de la información. / ALEMANY
Ángel Barrio, experto en ciberseguridad

Este experto imparte este miércoles en el Palacio de Miramar una charla sobre «cómo proteger nuestro móvil de los ciberdelincuentes»

IGNACIO VILLAMERIELSAN SEBASTIÁN.

Ángel Barrio es responsable de seguridad de tecnologías de la información en Euskaltel. También da charlas para fomentar la concienciación en el uso de los dispositivos móviles, como la que impartirá el miércoles a las 12.00 horas en el Palacio de Miramar bajo el paraguas de los Cursos de Verano de la UPV. Barrio dará algunas claves para proteger el móvil de los ciberdelincuentes y «ponerles así las cosas más difíciles a los malos».

- ¿Somos demasiado confiados a la hora de usar el móvil y las redes sociales?

- A la mayoría de la gente le falta conocer cuáles son los riesgos del uso de los móviles. Nos falta saber cómo comportarnos en este mundo digital en el que solo llevamos una década. Sin embargo, todos los días utilizamos el móvil como si lo hubiéramos usado toda la vida, y ese uso masivo nos lleva a confiar ciegamente. A veces nos despistamos ante los cibercriminales, que intentan engañarnos para que les demos nuestras credenciales de acceso, robarnos información, hacer llamadas fraudulentas a números de alto coste, etc. Y todo ello valiéndose de la candidez que tenemos de confiar en las nuevas tecnologías, sin conocer exactamente las líneas rojas.

- ¿Cuáles son esas líneas rojas?

- Instalamos aplicaciones sin tener en cuenta los permisos que se piden, no hacemos copias de seguridad habitualmente sino que confiamos en que el móvil no se va a estropear nunca, que no vamos a perder las fotos, o que nadie nos las va a hacer ininteligibles y luego nos va a pedir un rescate por ellas. No damos valor a la información que tenemos en el móvil, pero si alguien se lo olvida en casa le empiezan a entrar sudores fríos porque nos hemos creado esa dependencia. De eso también hablaré en la charla, de que somos cada vez mas dependientes del celular, y de eso también se aprovechan los malos en su beneficio.

- ¿Qué consejos da para proteger los móviles?

- Aplicar el sentido común. Que el móvil esté protegido con un PIN es algo básico. También con una contraseña para desbloquearlo. Ahora hay algunos más avanzados que piden la huella dactilar para desbloquearlos. Conviene también tenerlo configurado para poder borrar nuestra información remotamente en caso de pérdida, y tener activada la opción de 'dónde está mi móvil', que tienen disponible ya muchos aparatos. Muchos no saben aún cómo funciona eso, y sería interesante que lo conocieran.

- ¿Qué recomendación da para elegir una contraseña segura?

- Un ejemplo sería utilizar una frase de nuestro libro favorito o de alguna peli de la que seamos muy fans. Pero es importante no usar siempre la misma. La gente suele tener una única contraseña para todo y hay que tener al menos 2 o 3. Con eso ya estamos medianamente seguros.

«Los ciberdelincuentes se valen de nuestra candidez a la hora de confiar en las nuevas tecnologías»

- ¿Eso dificulta el trabajo a los ciberdelincuentes?

- Sí, porque solemos usar contraseñas muy fáciles. El PIN del móvil suele ser 0000 o 1111 y, teniendo en cuenta que suele haber varios intentos para adivinarlo, lo consiguen sin dificultad. El año de nacimiento también es un clásico, para que no se me olvide mi propia contraseña. El problema es que todo eso lo publicamos luego en las redes sociales. Un tercero que quiera acceder a nosotros solo tiene que mirar nuestro Facebook. Eso les ha pasado a varias celebrities, a las que les han robado las fotos íntimas.

- ¿Los usuarios siguen sin aplicar las medidas básicas de seguridad?

- Sí, es como el cinturón de seguridad. Hasta hace unos años no se usaba tanto, pero ahora ya todo el mundo lo usa. Pues con esto ocurre igual. Por ahora muchos no aplican estas medidas básicas, pero dentro de poco lo harán, porque cualquier cosa que está conectada a internet es fácil y potencialmente hackeable.

- ¿Y qué hay de las redes wifi públicas, son seguras?

- Nos conectamos a ellas como pollos sin cabeza porque se nos gasta nuestro bono de datos a gran velocidad. Pero cuidado, porque cuando estamos conectados a una red wifi pública puede haber alguien que esté viendo lo que estamos haciendo. En estas redes wifi hay muchas personas, y alguna de ellas pueden tener intereses malignos. Un pago bancario, por ejemplo, no es recomendable hacerlo por estas redes abiertas. De ese tipo de cosas la gente no es consciente y están corriendo sin llevar el cinturón de seguridad puesto.

- ¿Más recomendaciones?

- Ojo con lo que nos instalamos, y ojo con instalarse algo que no esté en un 'market place' oficial (hay dos: Google Play y Apple Store). Algo que sea pirata tiene un 90% de probabilidades de que tenga un ingrediente secreto que, como poco, te puede provocar que te aparezcan anuncios gratuitos en el móvil, de los que facturan simplemente por el número de visualizaciones.

«Es básico que el móvil esté protegido con un PIN y con una contraseña para desbloquearlo»

- ¿El robo del móvil ha sido sustituido por el secuestro del mismo?

- Algo que se lleva mucho hoy en día es un 'malware' (software malicioso) que te secuestra las fotos del móvil y las sube a la nube. Te dicen que si no pagas 50 euros las enviarán a todos tus contactos. Muchos pagan porque no les interesa que eso pase y la cantidad a pagar es relativamente pequeña. Con que paguen unos cuantos el negocio está clarísimo. Al final el mundo del cibercrimen ha pasado a ser muy organizado y hay servicios que se pueden contratar en la parte 'underworld' (inframundo) de internet fácilmente.

- ¿Cómo se hacen esos pagos?

- En moneda virtual, normalmente bitcoins, que son trazables pero no rastreables en el sentido del origen. Pero con un poco de sentido de común estas amenazas se pueden salvar.

- ¿Las medidas de seguridad que dan los móviles hoy en día son seguras?

- Deberían bastar, sí. Pero recomendaría que jamás se 'rootease' (liberase), como hacen algunos para poder instalarse aplicaciones de donde les dé la gana, por ejemplo, porque la seguridad que te da tu propio sistema te la estás cargando. Y eso es un terreno abonado para tener un problema después. Además, hay que cuidar la identidad digital, que significa no poner en las redes sociales todo lo que estás haciendo. Cuanta más información tenga el público sobre mi persona en las redes, más información tienen los malos para conseguir su objetivo.

- ¿Todos los usuarios son objetivos potenciales de los ciberdelincuentes?

- En mayor o menor medida sí. No digo que todos seamos objetivo directo de alguien, pero para temas masivos sí que podemos serlo. Porque este tipo de campañas malignas van a volumen. Cuanta más gente implicada haya, más dinero recaudan los ciberdelincuentes.

- ¿Los riesgos se acrecientan en el caso de los usuarios menores de edad?

- Sí, porque el móvil contiene información sensible acerca de nosotros. Guarda nuestra geolocalización, por ejemplo. Y en el caso de los usuarios menores, los riesgos se acrecientan si cabe porque se trata de un colectivo más inocente y, por tanto, víctimas más fáciles y potenciales para los ciberdelincuentes. Hay que tener en cuenta que los malos explotan el desconocimiento que aún existe a la hora de navegar por internet.

Fotos

Vídeos